Renzo Cecenarro: “Migmatita” juega con la fusión del rock con el jazz

15 Oct 2017

DISCO DEBUT

• A las 21 en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265).

Renzo Cecenarro decidió bautizar a su primer disco como un mineral que está en “mutación constante, porque está entre las rocas ígneas y las solidificadas y tiene un estado permeable”, describe. De allí que “Migmatita” traslade esa fusión material a lo artístico, con 11 canciones propias que recorren sonidos de jazz y de rock, en la búsqueda de una identidad artística propia.

Esta noche, cuando presente su trabajo en el Centro Cultural Virla lo acompañarán sobre el escenario Juan Ignacio Sueyro, Isaac Llovera y Mariano Azubel Masino, con una participación especial de su hermana, Gricel Cecenarro, en danza.


El autor nació en el sur tucumano y se radicó en Catamarca, donde profundizó su contacto con lo natural. La explicación científica lo llevó a pensarse como ser humano. “Desde pequeños creemos que las rocas no tienen animación ni vida, y de eso se valieron los sectores poderosos para hacer con las montañas lo que querían. Somos partes de una totalidad, que no es unívoca ni lineal, y no podemos ponernos por encima de la naturaleza para manipularla porque hay fuerzas que nos dan un sentido general y complejo como comunidad. Esos paisajes son mis lugares, donde formé mi personalidad y mi música”, sostiene.

Cecenarro es también fotógrafo, y esa mirada es volcada en la estética del disco y en su cuidada presentación física. En lo literario, hay inspiraciones en la poesía de Alejandra Pizarnik y de Luis Franco. Por ese motivo, señala que sus letras “tienen la matriz de lo transformador y en lo social; no pongo mi eje en lo descriptivo ni en el embellecimiento emocional, sino en la noción de que hay que volver a mirar las cosas para replantearse lo que se ve desde la rabia, porque su lugar está en la calle”. Entre los escritores tucumanos actuales, menciona a Gabriel Gómez Saavedra y a Denise León.

En lo musical, cita a La Máquina de Hacer Pájaros, a Serú Girán, a Invisible y a Pescado Rabioso, sólo por mencionar las bandas nacionales. “En lo sonoro, el rock es mi territorio pero pensado como una actitud de contradiscurso, para decir lo que nos falta, las necesidades colectivas y los lugares que dejamos que se destruyan. Pero recibo influencias de otros, como de los artistas con quienes trabajo en el disco y que hicieron propias las canciones que compuse”, destaca.


Comentarios