Rotten Apples se asumen nómades en el mundo

La banda debuta en Tucumán para presentar su nueva producción.

14 Oct 2017
1

UN TRÍO ESPECIAL. Rotten Apples busca un estilo propio y sin limitaciones. Gentileza foto de Rotten Apples

ACTÚA HOY

• A las 22 en La Biblioteca (Teatro de la Paz - 9 de Julio 162).

Rotten Apples desembarca en Tucumán, y su primer recital en la provincia le servirá de doble carta de presentación, tanto a la banda de rock progresivo y experimental (con rasgos neopsicodélicos y de space rock y post rock) nacida hace 11 años en la localidad bonaerense de Berazategui, como de su nuevo disco, “Nómade de un viejo mundo”, una producción que los encuentra en un tiempo de madurez y que fue producida por Eduardo Calero.

No estarán solos en el show en La Biblioteca, parte de una gira federal que les permite dar a conocer su propuesta. Los acompañarán las bandas locales Zener y Syderalus, que coinciden estéticamente en una iniciativa sonora que aporte desafíos y riesgos, para romper con lo establecido y mostrar nuevas formas musicales.

Para ello, apuestan a composiciones propias que enfrentan a las reglas del mercado, como la creación de temas que superan la extensión clásica y rondan los ocho minutos, lo cual limita su difusión masiva en los medios de comunicación tradicionales. Pero la apuesta también implica abrir otros circuitos y espacios, en una etapa de cambio generalizado en la industria.

El guitarrista Javier de Candia advierte que “hoy se llama rock experimental a una manera distinta de hacer las cosas, aunque nuestra búsqueda musical se basa en hacer lo que sentimos, no nos planteamos un estilo al momento de componer”. Y agrega: “hay buenas bandas de pop, de rock, de heavy y cada uno hace lo que quiere; nosotros estamos dentro de un movimiento que prefiere sumar todas las influencias que cargamos y mezclarlas para dar forma a nuestra propia identidad”.

“El rock progresivo de los 60 y 70 que dio lugar a la experimentación se convirtió en un estándar. Puede ser que nosotros continuemos con ese espíritu dejado de lado, pero solo porque así lo sentimos, no porque nos obliguemos a hacerlo. Nuestra música es espontanea, sale naturalmente de la búsqueda, de compartir lo que sabemos y de reconocernos en los resultados. Es muy importante que los temas duren lo que necesitan para desarrollar su concepto”, aclara.

Camino allanado

El territorio que caminan ya fue transitado, reconoce Lorena Benavídez: “somos conscientes de que ha habido bandas que se encargaron de allanar el camino y ahora nuestro rol es construir, y lo nos jugamos hasta encontrar la forma de sacar lo que tenemos adentro”.

“No somos los únicos que estamos probando hacer cosas distintas: hay cantidad de grupos que han dejado de lado las formar clásicas -destaca la bajista-. Toda música que no tiene una forma definida le cuesta encontrar su lugar al principio. Hoy existen estilos ya consagrados y repetidos, pero también un movimiento renovador muy fuerte, del cual nos sentimos parte, que apela a todos aquellos que quieran escuchar otra cosa. La gran mayoría del público espera un recambio pero, como todo movimiento contracultural, no será masivo hasta que se logre una difusión equitativa en los medios de comunicación. La balanza entre lo establecido y lo nuevo no está pareja y eso es lo que nos ubica en una especie de nicho cultural todavía”.

Junto a De Candia y a Benavidez actúa el baterista Juan Torrico.


Comentarios