Escasearon las propuestas y sobraron las chicanas

Seguridad, educación, corrupción y violencia de género fueron los tópicos sobre los que las cuatro candidatas más se explayaron en el estudio. La enumeración de sus planes para el Congreso cedió ante la tentación constante de atacar a sus rivales.

12 Oct 2017
1

LA GACETA/FOTO DE JOSÉ NUNO

elecciones 2017 | el primer debate
============01 TIT 48 (11828096)============
Escasearon las propuestas y sobraron las chicanas
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (11828095)============
el bloque de los “cruces” 
Pasaron de las propuestas en seguridad a las chicanas políticas
Los primeros minutos del programa giraron en torno a tres temas que impactan directamente en la vida de la gente: seguridad, educación y corrupción. Fue, además, el segmento del debate que sirvió para que las postulantes comenzaran a aflojar tensiones. Beatriz Ávila (Cambiemos) abrió el fuego y apuntó directo al corazón de la Casa de Gobierno. “La seguridad es el gran fracaso del Gobierno provincial, que no tiene ninguna voluntad política de combatir el delito”, arremetió. Por capricho del sorteo, Gladys Medina (Frente Justicialista) debió responderle a continuación. “Es un tema muy complejo, propongo que haya vigias ciudadanos”, dijo. La republicana Nadima Pecci comenzó su minuto relatando que, durante la tarde, a punta de pistola habían ingresado a robar a la sede partidaria, y repitió el pedido de que el Ejército colabore con la seguridad y de que se reinstaure el servicio militar obligatorio. “Hay algo que nadie menciona, que es la connivencia de todos los poderes con la organización del delito”, interrumpió Alejandra Arreguez (Frente de Izquierda). Y ejemplificó: la libertad al clan Ale y los empleados legislativos detenidos por narcotráfico. “Esto no podría existir sin esos lazos de impunidad”, bramó. Pecci salió al cruce de todas: “la señora de Alfaro (por Ávila) fue parte del Gobierno kirchnerista durante 12 años; votó cuanto proyecto fue a la Legislatura. Y la legisladora Medina propone la creación de vigías en lugar de dotar de autoridad a la Policía”. Arreguez criticó la propuesta del bussismo sobre el Ejército, y mencionó la desaparición de Santiago Maldonado. Ávila, finalmente, contrastó la inacción -según ella- de la Provincia con los trabajos de la Nación para combatir el narcotráfico. Para eso, recordó los casos de presuntos narcos vinculados a dirigentes del oficialismo. 
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (11828085)============
los recursos de campaña 
aprovecharon sus minutos para reforzar las ideas que proponen desde las paso
Fue quizás el bloque qué más les costó a las candidatas: exponer sus propuestas de manera libre y los motivos por los que quieren llegar al Congreso. Alejandra Arreguez (FIT) recitó que irán a defender a los trabajadores, a las mujeres y a los jóvenes, fundamentalmente, y cargó contra sus rivales: “Cuando dicen que van a defender a Tucumán hablan de defender a los empresarios”. “¿De qué nos van a defender, que la Nación nos va a atacar?”, ironizó Beatriz Ávila (Cambiemos). “La Nación devolvió la coparticipación a las provincias, aumentó el cupo de etanol, hizo obras de cloacas, de hábitat. Tenemos que defender a la gente de estos, que llevaron a que Tucumán sea vergüenza nacional”, insistió, en alusión al oficialismo provincial. Gladys Medina (FJT) replicó con el lema de la campaña de la Casa de Gobierno: “vamos a defender a Tucumán de las políticas económicas del Gobierno nacional, que postergan a la provincia. Vamos a defender a los tucumanos de los aumentos de las tarifas y de la canasta básica”. Y comparó los fondos para obras públicas previstos en el proyecto de Presupuesto nacional para 2018: $ 13.000 millones para provincia de Buenos Aires y $ 2.000 millones para Ciudad de Buenos Aires, contra $ 490 millones para Tucumán. Nadima Pecci (FR) planteó que llegará al Congreso para proponer normas que reduzcan la carga impositiva para generar trabajo genuino, y proteger a las industrias “madre” de la región. Hubo, finalmente, un momento de tensión entre Medina y Ávila. La oficialista dijo que la Provincia no autorizará ningún aumento tarifario en los servicios públicos, y la macrista le retrucó que la Nación no sube las tarifas, sino que es una decisión del Gobierno provincial. 
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (11828083)============
corrupción 
entre ironías e incomodidades
La transparencia en la función pública y cómo penar los casos de corrupción tensionó el estudio. Alejandra Arreguez (FIT) dijo que ninguna de sus colegas podía hablar, y mencionó las cuentas en Suiza de Antonio Bussi, las offshore en Panamá de los Macri, y el crecimiento patrimonial de Juan Manzur. La macrista Beatriz Ávila arremetió contra los bolsos con dólares de José López, los puentes caídos, las obras que no se hicieron, la plata que reparte para festivales el Gobierno de Manzur y el aumento patrimonial de Osvaldo Jaldo: pasó de $ 8 millones en 2012 a $ 20 millones en 2016. “La gente pide respuestas inmediatas, hay que acelerar los tiempos judiciales. El que roba debe ir preso”, replicó Gladys Medina (FJT). 
============05 SUM L- Tapa (11828098)============
Seguridad, educación, corrupción y violencia de género fueron los tópicos sobre los que las cuatro candidatas más se explayaron en el estudio. La enumeración de sus planes para el Congreso cedió ante la tentación constante de atacar a sus rivales. 
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (11830331)============
De virtudes, defectos y preguntas de la gente
algunas coincidencias y varias críticas a la forma de hacer política
Cinco preguntas de la sociedad. Esa fue la propuesta que realizó “Panorama Tucumano” para el tercer bloque. Y sólo se eligieron dos. Gladys Medina y Nadima Pecci optaron por contestar si, como dirigentes, son capaces de dejar de lado las chicanas. “Nuestra prioridad siempre será la gente. Más allá de nuestros ideales, buscamos el bien común”, dijo la candidata justicialista. La postulante republicana, a su vez, respondió: “creemos que la democracia se basa en el diálogo y en el consenso para proponer ideas”. Alejandra Arreguez y Beatriz Ávila, a su vez, eligieron otra de las preguntas de la sociedad: ¿qué harían para evitar el enriquecimiento ilícito de los funcionarios? “El Frente de Izquierda pidió que los funcionarios cobren lo mismo que un docente. El proyecto es de 2013 y hasta el día de hoy sigue cajoneado. Se niegan a discutirlo y vemos dietazos”, señaló Arreguez. A su vez, la candidata de Cambiemos expuso la necesidad de que la ciudadanía sepa cómo entra y como se va del poder un político. “Sería bueno que todos presenten declaraciones juradas como nosotros y luego hagamos la comparación”, lanzó. En otro tramo del programa, la consigna fue hablar sobre las virtudes y defectos de las postulantes. Pecci se dirigió hacia Ávila y dijo: “habla de cambio, pero no lo notamos porque formó parte del peronismo en 12 años de gestión. Su esposo (el intendente Germán Alfaro) reparte subsidios a personas de extraña jurisdicción; tiene las mismas prácticas e inaugura obras sin tener cargo en la municipalidad. Le mienten a la gente cuando hablan del cambio”, espetó. Arreguez aclaró que no conoce a sus contendientes, pero dejó en claro que Ávila defiende “un gobierno de ricos para ricos”; que Medina es parte de una gestión de “funcionarios que se enriquecieron con el kirchnerismo”; y que Pecci está en un partido de un “genocida de la talla de (Antonio) Bussi”. A su turno, Ávila dijo que no es nadie para hablar de defectos y virtudes de las otras porque su forma de hacer política no es de “chicanear ni criticar”. Medina, finalmente, resaltó las virtudes de sus pares. “Ávila trabaja en defensa de la familia y los niños; Pecci es una joven profesional que contribuye con sus conocimientos y Arreguez es una luchadora en pos de la mujer”.

El bloque de los “cruces” 
Pasaron de las propuestas en seguridad a las chicanas políticas

Los primeros minutos del programa giraron en torno a tres temas que impactan directamente en la vida de la gente: seguridad, educación y corrupción. Fue, además, el segmento del debate que sirvió para que las postulantes comenzaran a aflojar tensiones. Beatriz Ávila (Cambiemos) abrió el fuego y apuntó directo al corazón de la Casa de Gobierno. “La seguridad es el gran fracaso del Gobierno provincial, que no tiene ninguna voluntad política de combatir el delito”, arremetió. Por capricho del sorteo, Gladys Medina (Frente Justicialista) debió responderle a continuación. “Es un tema muy complejo, propongo que haya vigias ciudadanos”, dijo. La republicana Nadima Pecci comenzó su minuto relatando que, durante la tarde, a punta de pistola habían ingresado a robar a la sede partidaria, y repitió el pedido de que el Ejército colabore con la seguridad y de que se reinstaure el servicio militar obligatorio. “Hay algo que nadie menciona, que es la connivencia de todos los poderes con la organización del delito”, interrumpió Alejandra Arreguez (Frente de Izquierda). Y ejemplificó: la libertad al clan Ale y los empleados legislativos detenidos por narcotráfico. “Esto no podría existir sin esos lazos de impunidad”, bramó. Pecci salió al cruce de todas: “la señora de Alfaro (por Ávila) fue parte del Gobierno kirchnerista durante 12 años; votó cuanto proyecto fue a la Legislatura. Y la legisladora Medina propone la creación de vigías en lugar de dotar de autoridad a la Policía”. Arreguez criticó la propuesta del bussismo sobre el Ejército, y mencionó la desaparición de Santiago Maldonado. Ávila, finalmente, contrastó la inacción -según ella- de la Provincia con los trabajos de la Nación para combatir el narcotráfico. Para eso, recordó los casos de presuntos narcos vinculados a dirigentes del oficialismo. 

Los recursos de campaña 
Aprovecharon sus minutos para reforzar las ideas que proponen desde las PASO

Fue quizás el bloque qué más les costó a las candidatas: exponer sus propuestas de manera libre y los motivos por los que quieren llegar al Congreso. Alejandra Arreguez (FIT) recitó que irán a defender a los trabajadores, a las mujeres y a los jóvenes, fundamentalmente, y cargó contra sus rivales: “Cuando dicen que van a defender a Tucumán hablan de defender a los empresarios”. “¿De qué nos van a defender, que la Nación nos va a atacar?”, ironizó Beatriz Ávila (Cambiemos). “La Nación devolvió la coparticipación a las provincias, aumentó el cupo de etanol, hizo obras de cloacas, de hábitat. Tenemos que defender a la gente de estos, que llevaron a que Tucumán sea vergüenza nacional”, insistió, en alusión al oficialismo provincial. Gladys Medina (FJT) replicó con el lema de la campaña de la Casa de Gobierno: “vamos a defender a Tucumán de las políticas económicas del Gobierno nacional, que postergan a la provincia. Vamos a defender a los tucumanos de los aumentos de las tarifas y de la canasta básica”. Y comparó los fondos para obras públicas previstos en el proyecto de Presupuesto nacional para 2018: $ 13.000 millones para provincia de Buenos Aires y $ 2.000 millones para Ciudad de Buenos Aires, contra $ 490 millones para Tucumán. Nadima Pecci (FR) planteó que llegará al Congreso para proponer normas que reduzcan la carga impositiva para generar trabajo genuino, y proteger a las industrias “madre” de la región. Hubo, finalmente, un momento de tensión entre Medina y Ávila. La oficialista dijo que la Provincia no autorizará ningún aumento tarifario en los servicios públicos, y la macrista le retrucó que la Nación no sube las tarifas, sino que es una decisión del Gobierno provincial. 

Corrupción 
Entre ironías e incomodidades

La transparencia en la función pública y cómo penar los casos de corrupción tensionó el estudio. Alejandra Arreguez (FIT) dijo que ninguna de sus colegas podía hablar, y mencionó las cuentas en Suiza de Antonio Bussi, las offshore en Panamá de los Macri, y el crecimiento patrimonial de Juan Manzur. La macrista Beatriz Ávila arremetió contra los bolsos con dólares de José López, los puentes caídos, las obras que no se hicieron, la plata que reparte para festivales el Gobierno de Manzur y el aumento patrimonial de Osvaldo Jaldo: pasó de $ 8 millones en 2012 a $ 20 millones en 2016. “La gente pide respuestas inmediatas, hay que acelerar los tiempos judiciales. El que roba debe ir preso”, replicó Gladys Medina (FJT). 

De virtudes, defectos y preguntas de la gente
Algunas coincidencias y varias críticas a la forma de hacer política

Cinco preguntas de la sociedad. Esa fue la propuesta que realizó “Panorama Tucumano” para el tercer bloque. Y sólo se eligieron dos. Gladys Medina y Nadima Pecci optaron por contestar si, como dirigentes, son capaces de dejar de lado las chicanas. “Nuestra prioridad siempre será la gente. Más allá de nuestros ideales, buscamos el bien común”, dijo la candidata justicialista.

La postulante republicana, a su vez, respondió: “creemos que la democracia se basa en el diálogo y en el consenso para proponer ideas”. Alejandra Arreguez y Beatriz Ávila, a su vez, eligieron otra de las preguntas de la sociedad: ¿qué harían para evitar el enriquecimiento ilícito de los funcionarios? “El Frente de Izquierda pidió que los funcionarios cobren lo mismo que un docente. El proyecto es de 2013 y hasta el día de hoy sigue cajoneado. Se niegan a discutirlo y vemos dietazos”, señaló Arreguez.

A su vez, la candidata de Cambiemos expuso la necesidad de que la ciudadanía sepa cómo entra y como se va del poder un político. “Sería bueno que todos presenten declaraciones juradas como nosotros y luego hagamos la comparación”, lanzó.

En otro tramo del programa, la consigna fue hablar sobre las virtudes y defectos de las postulantes. Pecci se dirigió hacia Ávila y dijo: “habla de cambio, pero no lo notamos porque formó parte del peronismo en 12 años de gestión. Su esposo (el intendente Germán Alfaro) reparte subsidios a personas de extraña jurisdicción; tiene las mismas prácticas e inaugura obras sin tener cargo en la municipalidad. Le mienten a la gente cuando hablan del cambio”, espetó.

Arreguez aclaró que no conoce a sus contendientes, pero dejó en claro que Ávila defiende “un gobierno de ricos para ricos”; que Medina es parte de una gestión de “funcionarios que se enriquecieron con el kirchnerismo”; y que Pecci está en un partido de un “genocida de la talla de (Antonio) Bussi”. A su turno, Ávila dijo que no es nadie para hablar de defectos y virtudes de las otras porque su forma de hacer política no es de “chicanear ni criticar”.

Medina, finalmente, resaltó las virtudes de sus pares. “Ávila trabaja en defensa de la familia y los niños; Pecci es una joven profesional que contribuye con sus conocimientos y Arreguez es una luchadora en pos de la mujer”.

Comentarios