El juez Albo devuelve a Teves su queja por retardo de justicia

El camarista dijo que el planteo debía ser presentado ante Jiménez, jefe de Giannoni. Teves había dicho al tribunal que no podía acudir al ministro público fiscal porque este tiene interés en la dilación.

01 Oct 2017

En dos días se cerraron dos puertas para Roxana Teves, imputada en un caso penal iniciado en 2009 y denunciante del ministro público fiscal Edmundo Jiménez, entre otros jueces y abogados. El 22 de septiembre, Eudoro Albo, presidente de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción, devolvió la queja por retardo de justicia que la acusada había presentado contra la fiscala Adriana Giannoni (N°8). Según Albo, la ley prescribe que el planteo ha de ser articulado ante Jiménez, superior de Giannoni. Dos días antes, el 20 de septiembre, la Junta Electoral había rechazado la impugnación de Teves contra la candidatura de Alfredo Falú, uno de los abogados que denunció, alegando que le atribuía delitos que la Justicia aún no había esclarecido. El rechazo de la Junta había dado pie a la articulación de la queja ante el tribunal de Albo, Liliana Vitar y Enrique Pedicone. En esa segunda presentación, el defensor Juan Andrés Robles había precisado que no podía acudir a Jiménez puesto que este tiene interés en que la causa no vaya a juicio oral, como pidió la propia Giannoni en septiembre 2015 y como quiere Teves a los efectos de probar su versión de que fue extorsionada. Ningún juez se expidió aún sobre esta cuestión. Robles dijo que siempre que consulta el expediente en la Fiscalía N°8, le dicen que este está “para decretar”, “para estudio”, “para vistas”, etcétera. “A la fecha, cualquier medida investigativa o planteo está agotado, y estos persiguen fines dilatorios”, añadió Robles. Giannoni defendió su actuación en esta causa (Ver: “La causa ‘Teves’ no tiene ningún tipo de retraso”).

Teves y tres familiares directos estuvieron detenidos en 2010 por pedido del ex fiscal Guillermo Herrera. Mientras cumplía la prisión preventiva, la imputada se autoincriminó y renunció a sus derechos sobre un patrimonio valuado entonces en U$S 5,2 millones: en ese cambio de versión intervino el abogado Falú, quien el mes pasado trató a Teves de mentirosa. Este caso fue iniciado por Carolina Severini, hija de la ex pareja de Teves, el empresario fallecido Augusto Severini. La denunciante fue asistida por dos hijos de Jiménez, los abogados Ana Lucía y Edmundo Javier Jiménez.

Si bien Teves consiguió la libertad después de renunciar a los bienes, ella y sus parientes siguen imputados. En 2015, el Colegio de Abogados de la Capital citó su causa como ejemplo de obrar extorsivo de la Justicia penal. Como consecuencia de ello, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán ordenó una auditoría que advirtió numerosas anomalías en “Teves” y otros expedientes de Herrera, quien terminó jubilándose en septiembre de 2015.

Comentarios