Dos mujeres se murieron del susto por el nuevo terremoto

Otras dos personas fallecieron en el estado Oaxaca, epicentro del moviemiento. El caos se extiende a todo el país Las víctimas se infartaron cuando escucharon sonar la sirena de alarma por el temblor.

24 Sep 2017
1

PEQUEÑA PAUSA. Después del sismo de ayer, los equipos de rescate con perros volvieron al trabajo. credito

CIUDAD DE MÉXICO.- México fue sacudido ayer por un sismo de magnitud 6,1 con epicentro en el estado de Oaxaca, donde dejó dos muertos y algunos daños, y que asustó a la Ciudad de México, donde dos más murieron de infartos al escuchar la alarma sísmica cuatro días después del terremoto que dejó allí más de 150 muertos.

El temblor ocurrió a siete kilómetros al oeste de Unión Hidalgo, en Oaxaca (suroeste), unos 700 kilómetros al sur de la Ciudad de México. Fue seguido de dos sismos más de 5,2 y 5,0. Las autoridades dijeron que son réplicas del terremoto de 8,2 que sacudió el sur del país el 7 de septiembre.

En la ciudad de Juchitán algunas casas que habían quedado severamente dañadas por ese terremoto previo colapsaron tras el sismo. También cayó un puente en Ixtaltepec que había presentado fisuras y otras afectaciones.

Aunque al principio se descartó que existan víctimas mortales en Oaxaca, estado que junto a Chiapas (sur) fue el más afectado por el terremoto de hace dos semanas, posteriormente se supo que dos personas murieron: una mujer que fue aplastada por una pared y un hombre que fue atacado por abejas después de que un panal le cayó encima por el temblor.

“Al momento, las mayores afectaciones son el puente de Ixtaltepec, que deberá reconstruirse, y estructuras con daños previos que colapsaron”, escribió el presidente Enrique Peña Nieto en su cuenta de Twitter. “Un abrazo a su población que de nuevo vivió momentos difíciles”, agregó.

El mandatario, que viajó a Chiapas informó que el Gobierno se encuentra en coordinación con las autoridades oaxaqueñas para continuar las revisiones en el estado. Además, indicó que brigadas de salud recorren las calles en esa zona.

Terror

Entre tanto, en la capital mexicana se activó la alerta sísmica por el sismo, lo que volvió a poner nerviosa a la población. Los capitalinos -muchos de ellos apenas despertando- salieron a las calles en pijama y asustados pese a que el temblor fue casi imperceptible en la ciudad.

La Ciudad de México todavía no termina de recuperarse del desastre que causó el terremoto de 7,1 del martes, que deja hasta el momento 167 muertos. Unos 500 edificios se vieron severamente afectados y casi 40 de ellos colapsaron, dejando a varias familias damnificadas.

De los muertos en la Ciudad de México 108 son mujeres y 57 son hombres, entre ellos, 27 niños. La cifra podría seguir aumentando si se encuentran más cadáveres entre los derrumbes. Además, hay 37 personas hospitalizadas, 11 de ellas graves.

Debido al susto por la alerta sísmica, dos personas murieron al sufrir infartos. Eran dos mujeres de 80 y 52 años. La primera murió en su casa y la segunda se desmayó en la calle, donde sufrió el paro cardíaco.

Sin pausa

Pese al nerviosismo, las labores de rescate y búsqueda entre los escombros continúan en la Ciudad de México, donde unas 69 personas han sido rescatadas de los edificios en ruinas desde el martes. El alcalde capitalino, Miguel Ángel Mancera, aseguró que todos los sevicios funcionan con normalidad y pidió a la población mantener la calma.

El terremoto del martes tuvo epicentro entre los estados de Morelos y Puebla, a unos 120 kilómetros de la capital. Hasta el momento se contabilizan 305 víctimas mortales: 167 en la Ciudad de México, 73 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, seis en Guerrero y una en Oaxaca, según un reporte de Protección Civil.

Tanto en la Ciudad de México como en Morelos y Puebla se instalaron albergues para quienes perdieron sus casas o no pueden regresar a ellas por prevención. (DPA)

En Esta Nota

Terremoto en México
Comentarios