A partir de hoy, Tucumán cuenta con un crematorio

A las 17.30 se inaugura en Tapia el Parque del Descanso, un cementerio jardín de 11 hectáreas, emprendimiento del Grupo Flores. Las instalaciones cuentan con salas de espera especiales. Hay parcelas cinerarias y nichos donde depositar las urnas.

22 Sep 2017
1

A 30 KILÓMETROS DE LA CAPITAL. El Parque del Descanso se encuentra en el kilómetro 1.326 de la ruta 9, a 20 minutos de San Miguel de Tucumán.

Tomar la decisión de cremar los restos de un ser querido, o cumplir con la última voluntad de un familiar cuya voluntad final fue escoger esa opción para el descanso final, ya no demandará de la búsqueda de ese servicio en otras provincias, con el consecuente encarecimiento de los costos por el traslado.

A partir de hoy, Tucumán contará con el primer crematorio en la provincia, que estará emplazado dentro de un cementerio parque de 11 hectáreas de superficie. Eso es el Parque del Descanso, distante 30 kilómetros de San Miguel de Tucumán, en el kilómetro 1.326 de la ruta 9, en la comuna de Tapia. Allí, a las 17.30, se realizará la ceremonia de inauguración.

“El parque está dotado de un diseño avanzado, del cual nos enorgullecemos. Se trata de un cementerio parque al nivel de los mejores de la Argentina y del mundo. El estilo del parque no es un detalle más para nosotros. Por el contrario, hemos buscado y hemos logrado un ambiente agradable, en el que se pueda encontrar paz y tranquilidad desde que se llega”, describen José Antonio Flores, Pedro Rodolfo Chirou y José Antonio Flores (h), del Grupo Flores, que ha encarado el emprendimiento.

Los directivos remarcan, en diálogo con LA GACETA, las características del equipamiento del Parque del Descanso. “Las salas de espera no son convencionales. Están dotadas de un mobiliario que brinda un confort especial, porque el proceso de cremación tiene una duración de entre dos y tres horas”, precisan.

Los dos ambientes fueron diseñados de modo tal que tienen ventanas que dan a las dos salas que contienen sendos hornos crematorios. “Quienes quieren ver el proceso de cremación, desde el ingreso del féretro al horno, pueden hacerlo, y de esa manera estar tranquilos y seguros de que lo que van a recibir son las cenizas de sus deudos. Los ventanales también están cortinados, para el caso de quienes prefieran no presenciarlo”, manifiestan.

Alternativas

El complejo cuenta además con otras dos salas velatorias para quienes deseen realizar allí el homenaje y la despedida final a sus deudos, ya sea que se trate de la inhumación de un cuerpo o de una cremación.

Una gran muralla divide las instalaciones del parque destinado a la inhumación de cuerpos y de cenizas. “Con respecto a las cenizas, en Tucumán aún no hay una cultura respecto a lo que debe hacerse con ellas”, coinciden.

A esto se suma que la Doctrina de la Fe dio a conocer el año pasado el documento “Instrucción Ad resurgendum cum Christo” (sustituye al de 1963), aprobado por el papa Francisco, en el cual la Iglesia manifiesta que sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos, consigna que se acepta la cremación, pero prohíbe esparcir las cenizas, dividirlas entre familiares o conservarlas en casa. “Por regla general, deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente”.

El Parque del Descanso, precisamente, brindará diferentes alternativas. Así como cuenta con parcelas para inhumar cuerpos, también dispondrá de parcelas cinerarias, es decir, para inhumar las cenizas. Además, contará con columbarios, que son conjuntos de nichos para depositar las urnas cinerarias. Habrá un sector del parque para depositar urnas biodegradables, que cuentan con un espacio para la colocación de una placa. Y también se podrán depositar las urnas en pequeños osarios. “Para el futuro proyectamos habilitar pequeños lagos”, adelantan.

Decisiones

El emplazamiento escogido para este desarrollo no es antojadizo. “Buscamos este lugar porque no tiene ninguna población cerca -enfatizan los directivos del Grupo Flores-. Hubo numerosos intentos de habilitar crematorios antes: en Yerba Buena, en el Cementerio del Norte, en Villa Carmela y nosotros mismos proyectamos uno en El Naranjo. Sin embargo, la gente no quiere crematorios cerca”.

El cementerio jardín reúne esa característica, más la de una distancia cómoda respecto de la capital: está a 20 minutos en auto.

Los empresarios reparan en que el proyecto comenzó a materializarse hace dos años. “Estamos agradecidos por el apoyo que nos brindó el Gobierno tucumano. Realizamos todos los estudios de impacto ambiental para obtener los certificados oficiales y los permisos comunales. Además, el parque se encuentra en un lugar donde no había un acceso, ni tampoco servicio de luz ni de agua”, reconocen.

Tendencias

Flores, Chirou y Flores (h) asumen que la cultura sobre la muerte va evolucionando hacia la cremación en Occidente. Sostienen, al respecto, que en grandes ciudades argentinas, como Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza, las tasas de cremación oscilan entre el 40% y el 50% a la hora de elegir el tratamiento y la despedida del cuerpo de un ser querido. “Creemos que Tucumán se va a ubicar en esos índices rápidamente”, sostienen.

Respecto de los costos, puntualizan que, contra la extendida creencia de que el servicio es muy costoso, ronda los mismos montos que los de la inhumación de un cuerpo. El valor de un servicio de cremación, impuestos incluidos, es de $ 8.500. “Cualquier familia y cualquier empresa fúnebre puede solicitar el servicio”, subrayan. Las adquisición de parcelas para el cementerio jardín del Parque del Descanso, también.

El parque cuenta con oficinas de asesoramiento, donde además de guiar a los interesados en los servicios, se ofrecerán las distintos modelos de urnas cinerarias y placas recordatorias.

Comentarios