La UNT quiere encarar la revalorización de la ex Legislatura

El inmueble fue devuelto a la institución en 2012, forma parte de la escuela Sarmiento y en ese lugar se fundó la Universidad en 1914

22 Sep 2017

La restauración de la sede de la ex Legislatura de Tucumán (Virgen de la Merced 29) es una de las obras que la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) se propone encarar el próximo año. Se trata del inmueble que en 2012, después de 107 años, volvió a manos de la universidad, específicamente de la escuela Sarmiento.

En el presupuesto 2018 que la UNT elevó a la Nación, la primera etapa de la puesta en valor de este solar forma parte del listado de obras pendientes para la que calcularon $12 millones. Ésta es, junto a la finalización del edificio de Bioquímica y la concreción de la escuela de Bellas Artes (en la ex Quinta Agronómica) las obras más anheladas y ambiciosas que pretende llevar adelante la universidad el próximo año.

En este punto coincidió Patricia Rodríguez Anido, secretaria de Planeamiento Universitario, y señaló que el inmueble de la ex Legislatura debe encararse por etapas debido a los costos. “Una primera etapa sería lo que está cerrando el patio de la escuela, una serie de aulas y las galerías que dan a ese espacio. Luego la fachada que debe ser restaurada lo antes posible”, explicó. Esta primera parte también contempla restauraciones básicas como los techos, revoques y sistemas pluviales.

El inmueble forma parte del listado de Bienes del Patrimonio Cultural (Ley 7535). En ese solar se inauguró la Universidad, el 25 de Mayo de 1914, bajo el rectorado de Juan B. Terán.

La Escuela, creada el 5 de marzo de 1904 con el nombre de “Escuela de Ayudantes”, recién entró a funcionar en este edificio en el año 1912. Bajo el rectorado de Terán se transformó en Escuela Pedagógica Sarmiento. En 1932 se puso en vigencia un nuevo plan de estudios, entonces se la denominó Escuela y Liceo Vocacional Sarmiento, según consigna el informe con los datos arquitectónicos e históricos de los bienes patrimoniales de la provincia.

Desde el Instituto de Historia y Patrimonio de la facultad de Arquitectura y Urbanismo se está realizando el informe técnico del estado del inmueble y las pautas para su puesta en valor. Silvia Rossi, arquitecta y miembro del Instituto, explicó que ya se hizo un relevamiento visual y se detectaron las principales patologías de la estructura. “El edificio está mejor de lo que parece, tiene problemas de humedad y revoques como todo inmueble que lleva varios años sin mantenimiento, pero aparentemente no hay problemas graves de estructura”, señaló.

Bellas Artes y Bioquímica

“El proyecto de la escuela de Bellas Artes está en el estado que quedó hace tiempo y seguimos gestionando fondos”, explicó Rodríguez Anido. Desde hace varios años la sede de la escuela funciona en un edificio que la UNT alquila en el centro tucumano. Este proyecto de un inmueble propio está proyectado en la ex Quinta Agronómica.

Fueron muchas las promesas de las autoridades y nulos los avances para darle a esta escuela preuniversitaria su espacio propio. “Va pasando el tiempo y la escuela ha ido modificando el hacer, se requieren nuevos espacios. Toda esa adecuación es posible”, insistió la secretaria de Planeamiento, quien reconoció que hay otras ideas y líneas de posibilidades, pero que todo es proyecto por ahora.

El “gigante” –la estructura de hormigón de Bioquímica– es una de las obras de la que no es posible olvidarse porque está en uno de los accesos a la ex Quinta. El año pasado salió la licitación por $98 millones para terminar la obra que estaba frenada desde 2012. “Ahora estamos esperando la no objeción de Obras Públicas (de la Nación) para que luego se haga la adjudicación. A partir de eso habrá 10 días hábiles para cualquier impugnación, que esperemos que no la haya”, sintetizó Rodríguez Anido. Si todo marcha sobre ruedas, entonces, desde la UNT esperan que los trabajos puedan arrancar antes de que finalice el año.

La superficie construida y que hay que adecuar para su uso es de 8.000 metros cuadrados. El proyecto original estaba contenido en el mega plan de obras de la “Ciudad Universitaria” que comenzó a financiarse con los fondos mineros provenientes de YMAD. Se habían planteado dos naves idénticas (solo se construyó una) que en total iban a alcanzar 19.500 metros cuadrados.

Comentarios