Los vecinos reparan los daños en Yerba Buena

Cansada de los baches, una familia arregló el pavimento, pero la SAT volvió a romperlo.

21 Sep 2017

En Yerba Buena hay calles por las que corre agua hace décadas. Así lo reconocieron empleados de la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) y lo manifestaron vecinos que viven en la esquina de Perú y Juan B. Terán. “Yo trabajo hace 30 años aquí y ya corría agua por acá. Tienen que hacer un desagüe”, comentó Rodolfo Delgado, fontanero de la SAT, mientras trabajaba en la calle Perú durante la semana pasada.

“Eso es permanente, no deja de correr nunca. Es agua potable que no sé de donde viene”, relató la vecina Juana Abregú. Según Delgado, el agua que baja por ese sector no es sólo de las cañerías en mal estado. “Esto no es sólo pérdida, también es agua que sale de las casas”, detalló.

En la esquina de La Madrid y San Martín vive una familia que decidió reparar por sus propios medios los daños que había causado la SAT. “Nosotros rellenamos con cemento porque dejaron un hueco donde estaba la tapa (de la cloaca que perdía agua) y se ha roto un vehículo”, relató Victoria Perea. Su esposo, Maximiliano Cabezas, compró los materiales necesarios y solucionó un defecto que, según contaron, la SAT había provocado en el pavimento.

Sin embargo, el arreglo no prosperó. “La semana pasada vinieron y les dije ‘no rompan, porque después no arreglan nada’ y me dijeron que lo iban a dejar como estaba. Pero no aparecieron más, dejaron roto”, contó Perea. Actualmente sigue corriendo agua por la calle La Madrid.

Los problemas también abundan en Villa Carmela. “Se corta bastante el servicio del agua y tardan bastante en arreglarlo”, contó Ezequiel Díaz, vecino de la zona. “Cuando no hay agua le pedimos al Barrio Oeste III, que casi siempre tiene”, reveló. En su barrio, el Juan B. Terán, hay cerca de 20 o 30 familias que padecen esta situación. “Cuando tenemos agua a veces sale muy sucia y es lo mismo que no tener. Los vecinos más de una vez cortaron la ruta para quejarse, y recién ahí nos dan una solución”, comentó.

En la esquina hay una cañería que desemboca en un canal. El flujo de agua que cae sobre pilas de basura es constante. El agua es transparente y una vecina confirmó la sospecha. “Eso es agua potable”, dijo Nilda Flores. “Miren el desperdicio que hay acá en el zanjón, y los vecinos pasan días sin agua”, se quejó Flores.

Comentarios