El terremoto de San Juan, en 1944, dio origen al peronismo

En un acto realizado para ayudar a las víctimas del cataclismo se conocieron Juan Domingo Perón y Eva Duarte.

20 Sep 2017
1

ARCHIVO

El 15 de enero de 1944 se produjo un terremoto en la provincia de San Juan, que provocó la muerte de unos 5.000 habitantes y graves pérdidas materiales. El fenómeno sentó las bases para que naciera el peronismo, movimiento político que desde ese entonces gobernó la Argentina en varios períodos. 

Aquella catástrofe motivó una serie de eventos sociales para recaudar fondos con el fin de ayudar a los damnificados por el fenómeno natural.  

Dos días después se realizó un acto en el estadio Luna Park, organizado por la Secretaría de Trabajo y Previsión, con el objetivo solidario de ayudar a las víctimas del terremoto. En ese ámbito se conocieron Juan Domingo Perón y quien sería su futura esposa: la actriz María Eva Duarte. 

El amor fue instantáneo y pasaron pocos días hasta que ambos decidieron irse a vivir juntos. Evita comenzó a tener una participación activa en política con el fin de impulsar medidas que favorecieran a la ayuda social y al apoyo a los derechos políticos de la mujer. 

Así lo recordaba Perón 

“Eva entró en mi vida como el destino. Fue un trágico terremoto que sacudió la provincia de San Juan, en la cordillera, y destruyó casi enteramente la ciudad, el que me hizo encontrar mi mujer. En aquella época yo era ministro de Trabajo y Asistencia Social. La tragedia de San Juan era una calamidad nacional (…). Para socorrer a la población movilicé al país entero; llamé a hombres y mujeres a fin de que todos tendiesen la mano a aquella pobre gente de aquella provincia remota (…). Entre los tantos que en aquellos días pasaron por mi despacho, había una joven dama de aspecto frágil, pero de voz resuelta, con los cabellos rubios y largos cayéndoles a la espalda, los ojos encendidos como por la fiebre. Dijo llamarse Eva Duarte, ser una actriz de teatro y de la radio y querer concurrir, a toda costa, a la obra de socorro para la infeliz población de San Juan”.

Comentarios