Atlético se sacó una espina de tres años

El equipo volvió al hotel donde concentró antes del desempate con Huracán.

20 Sep 2017 Por Leo Noli
1

CON EL PREMIO. Los jugadores posan con el cheque de $850.000 por haber pasado de fase. foto de marcelo ruiz (especial para la gaceta)

De los jugadores de Atlético que andaban repartidos por el inmenso lobby del hotel donde están concentrados por estos lares, pocos están al tanto que ciertas paredes de este gigante decorado con glamour y mármol importado fueron, años atrás, un muro de dolor, lamentos y contención para varios de sus ex y actuales compañeros de grupo. Atlético regresó al mismo hotel donde se concentró cuando vino por la gloria, en aquel fallido intento de ascenso a Primera en 2014, luego de que Huracán le ganara el desempate en tiempo extra. Esta vez, cuando se fue, lo hizo con una sensación completamente distinta.

Aquella derrota fue un fracaso rotundo, pero a la vez sentó las bases de lo que Atlético no volvería a repetir: dilapidar su buena fortuna en el fútbol nuestro de cada día. “Quizás muchos no lo saben, pero es así, no volvimos más a este hotel, je. Ahora lo hicimos porque es el lugar donde nos enviaron desde la organización de la Copa Argentina”. Enrique Salvatierra, vicepresidente y abanderado de la delegación, se ríe cuando lo recuerda.

Se ríe mordiéndose los labios pero después ríe sabiendo que aquella derrota hizo de Atlético un equipo que supo sobreponerse a la adversidad, que luego se proclamó campeón de la B Nacional, pasado el tormento; que se afianzó en Primera y que sin sacar la cabeza del agua consiguió lo que el continente sabe, hacer historia en la región norte del país con sus participaciones en las copas Libertadores y Sudamericana, cuya despedida está tan viva como una herida recién producida por una caída en bicicleta. Está viva la herida porque el rival de turno es Independiente, el mismo que lo dejó afuera de la Sudamericana hace exactamente una semana. Pero qué va. Fueron dos las espinas que se sacó en las últimas horas del martes.



El más contento de la delegación es Cristian Lucchetti. No tiene tiempo para recordar viejos trances de la prehistoria. “Laucha” está en su provincia natal -aunque sea por unas horas- con sus padres, con su familia. Después están los que miran las paredes del predio como si estuvieran en un museo, también de la prehistoria. Y siguen adelante.

Entonces se les viene a la cabeza Independiente, el que los dejó afuera. De eso se habla en la charla técnica, entrada las 19 del martes, tras una extensa siesta y una suculenta merienda. Se habla de los errores cometidos en la revancha en Avellaneda; se habla de corregirlos; se habla, puertas adentro, de sacarse la espina con buen fútbol. Se habla de que Atlético, este Atlético puede dar más de lo que dio hasta el momento.



“Tenemos revancha y esperemos que esta vez quede de nuestro lado”, sostenía Ismael Blanco, que se quedó en el banco pero tiró la posta. Eso intentó hacer el “Decano” en Mendoza. Dejar su nombre bien en alto (aunque a veces con el fútbol puede ser injusto). Y así lo hizo.



Los octavos, en breve

El partido por los octavos de final ante Sarmiento de Junín se jugaría el sábado 7 o domingo 8 de octubre, durante la fecha de Eliminatorias. Salta sería la sede.

Hasta el último hombre

Si bien el cuerpo técnico les había dado la mañana libre al plantel, la mayoría de los jugadores decidió hacer uso de la opción de pasar por el gimnasio, luego del desayuno, que se sirvió entre las 8 y las 10 de la mañana de ayer. La rutina de ejercicios físicos, en tanto, duró una hora, porque a las 13 el grupo se reunión en un salón privado para almorzar y luego tomar una siesta.

Del otro lado

Atlético e Independiente no compartieron alojamiento. Tampoco estuvieron demasiado separados, puesto que las concentraciones de ambos clubes estaban a unas siete cuadras de distancia. Lo que sí, el búnker de los de 25 de Mayo y Chile estuvo más tranquilo que el de los de Avellaneda, al que diferentes medios de televisión de Buenos Aires les hicieron guardia constante.

De los que más jugó

A diferencia de Boca, por caso, el “Decano” es el equipo que más partidos va jugando en todo 2017, contemplando todas las competencias en las que participó. De hecho, tiene 13 encuentros más que el “Xeneize”. Por torneo de Primera o Superliga, Atlético disputó 18 encuentros, 10 por Copa Libertadores, cuatro por Sudamericana, y dos por Copa Argentina.

Cómo sigue la agenda

Hoy a las 15.30 la delegación tomará un vuelo de línea con destino a Buenos Aires. Allí dormirá en un hotel céntrico y mañana a las 12, volará hacia Paraná, donde el viernes visitará a Patronato, por la fecha 5 de la Superliga. El próximo entrenamiento está pautado para mañana por la tarde en Entre Ríos. Habrá que ver si Ricardo Zielinski realiza una rotación, debido al trajín de tanto partido seguido.

Comentarios