Una tucumana en St. Maarten: el paraíso que se convirtió en un infierno a causa de Irma

María Paula Manzur vive del lado francés de la isla. "Hay saqueos por falta de agua", cuenta.

11 Sep 2017

Hasta la semana pasada, hablar de la isla de St. Maarten era referirse a uno de los destinos más exclusivos del Caribe: playas con arena blanca, mar cálido y color turquesa y hoteles de lujo. Sin embargo, el huracán Irma parece haberla convertido en un infierno.

Esto es lo que cuenta María Paula Manzur, una tucumana que vive en la isla desde hace dos años. “Está muy complicada la situación; hay saqueos por falta de agua”, le contó a LA GACETA.

Ella vive en Concordia, del lado francés, una de las zonas menos afectadas por el huracán. Sin embargo, sí se produjeron daños y pasó un día entero sin energía eléctrica. “Al día siguiente volvimos a tener luz e internet. Pero todavía no tenemos agua potable. El resto de la isla está sin luz”, detalló.

Cómo era el aeropuerto de St. Maarten antes de Irma

Si bien realizó algunos recorridos que le permitieron apreciar la magnitud de los daños, ella prefiere permanecer dentro de su casa. “Las autoridades nos pidieron que no salgamos, porque hay muchos robos y violencia”, explicó.


St. Maarten es una isla que está dividida en dos partes: una pertenece a Francia y la otra, a Holanda. María Paula vive del lado francés. “Las fronteras están cerradas. Antes, era como que no existían, pero ahora no te dejan pasar”, contó.

Video: un cazador de tormentas desafía al huracán Irma

También relató que, como tiene conexión a internet, recibe en su casa a muchas personas que necesitan contactarse con sus familiares; sucede que, en medio de esta catástrofe, poder conectarse a la red es un privilegio.




María Paula vive en la isla desde hace dos años. Se fue con su pareja y trabaja como profesora de español.

Uno de los puntos más famosos de St. Maarten es el aeropuerto Princesa Juliana, que quedó destrozado e inoperable. Por ese motivo, hoy se está utilizando una aeroestación más pequeña que se encuentra en la localidad de Grand Case, del lado francés. “Es para volar a otras islas francesas de la región. Por ejemplo, a Guadalupe, de donde salen vuelos internacionales. Pero hasta ayer sólo podían salir mujeres embarazadas o con niños, y personas enfermas”, detalló.


St. Maarten es una pequeña isla de apenas 87 km2 que está a 240 kilómetros al este de Puerto Rico. Hasta la llegada de Irma era uno de los destinos más importantes del Caribe; ahora sus habitantes no saben cómo volver a la normalidad.

María Paula mandó este video que muestra cómo quedó la isla: 



En Esta Nota

Huracán Irma
Comentarios