Presentaron la primera vacuna aviar desarrollada en Argentina

A través de la articulación público-privada, se podrá comercializar dosis para 725 millones de aves al año.

09 Sep 2017

BUENOS AIRES.- “Hoy (por ayer) es un buen día para la Agroindustria, hoy tenemos dos buenas noticias”, dijo el ministro de la cartera, Ricardo Buryaile ayer a la mañana. Fue en el acto de presentación de la primera vacuna aviar desarrollada en el país, y se refería, claro, a ese lanzamiento y a la apertura del mercado europeo para el biocombustible argentino.

En un acto que tuvo lugar en el Ministerio de Agroindustria, se presentó la primera vacuna biológica desarrollada en Argentina contra la enfermedad Infecciosa de la Bursa (IBD), conocida como “enfermedad de Gumboro”, una enfermedad endémica en el país.

Estuvieron presentes, Buryaile; el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Amadeo Nicora; autoridades de Laboratorios Inmuner SA; autoridades del laboratorio; técnicos; científicos; ingenieros y representantes de la cadena avícola.

Tras una investigación de veinte años, la alianza estratégica público-privada entre el INTA e Inmuner SA, una PyME de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), permitió el desarrollo de esta vacuna que induce inmunidad en pollos para la prevención de la infección del virus altamente contagioso e inmunosupresor en pollos jóvenes.

El primer lote control de 500.000 vacunas aprobadas por el Senasa, que se presenta en ampollas de 2.000 y 4.000 dosis que se entregan congeladas en termos con nitrógeno líquido, será comercializado por Inmuner y significará el cobro de regalías para el INTA.

La vacuna R-VAC Inmuner IBD es un desarrollo que iniciaron investigadores del Instituto de Biotecnología del INTA Castelar hace 20 años, para en 2012 y en articulación con Inmuner, comenzar a trabajar en la obtención del producto. Esta vacuna vectorizada por virus canarypox, cuyo vector recombinante fue desarrollado en la plataforma biotecnológica del INTA, carece de replicación viral en pollos, elimina la posibilidad de diseminación del vector en los animales vacunados, la dispersión por contacto hacia otros animales y hacia el ambiente en general. (infocampo.com.ar)

Comentarios