El Papa les pidió a los colombianos que eviten "la tentación de la venganza"

1

VISITA HISTÓRICA. Francisco saluda al público colombiano. FOTO DE REUTERS.

En su visita a Colombia, Francisco aboga por el fin del conflicto armado que dividió al país durante más de 50 años.

07 Sep 2017

El Papa Francisco pidió a los colombianos que eviten la venganza después de un sangriento conflicto armado que dividió al país durante más 50 años. Además, desafió a los líderes del país a promulgar leyes justas para enfrentar la pobreza y la desigualdad que llevan a la violencia.

Al comienzo del primer día de actividades en su gira por Colombia, el Sumo Pontífice dijo a la cúpula política que todos deben ver la paz como un compromiso a largo plazo y no permitir que se debilite con la política partidista.

El país está dividido entre quienes apoyan y quienes se oponen a que unos 7.000 excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se reintegren a la sociedad, como estableció el acuerdo de paz firmado en 2016 por el grupo rebelde con el presidente Juan Manuel Santos.

El Papa reza por la paz de Colombia.

El Pontífice argentino aseguró que la búsqueda de la paz es un "trabajo que nos pide no decaer en el esfuerzo por construir la unidad de la nación y, a pesar de los obstáculos, diferencias y distintos enfoques sobre la manera de lograr la convivencia pacífica, persistir en la lucha para favorecer la cultura del encuentro".

Muchos colombianos no pueden olvidar que la guerrilla es acusada de cometer asesinatos y secuestros, y se oponen a que los líderes de las FARC reciban una amnistía y escaños en el Congreso para sumarse a la vida política como un partido.

"Que este esfuerzo nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses sólo particulares y a corto plazo. Cuanto más difícil es el camino que conduce a la paz y al entendimiento, más empeño hemos de poner en reconocer al otro, en sanar las heridas y construir puentes, en estrechar lazos y ayudarnos mutuamente", afirmó Francisco en la Plaza Bolívar.

En su vigésimo viaje al exterior y su quinto a América Latina desde que fue ungido en el 2013, El Papa pidió "leyes justas" que permitan superar la pobreza y la exclusión.

A superar la pobreza

En Colombia, país de 49 millones de habitantes, es evidente la pobreza y la desigualdad social que reina en muchas regiones; esta es una de las razones por las que la guerrilla justifica su lucha armada.

"Leyes que no nacen de la exigencia pragmática de ordenar la sociedad sino del deseo de resolver las causas estructurales de la pobreza que generan exclusión y violencia. Sólo así se sana de una enfermedad que vuelve frágil e indigna a la sociedad y la deja siempre a las puertas de nuevas crisis. No olvidemos que la inequidad es la raíz de los males sociales", afirmó Francisco.





El Papa llegó el miércoles y recibió una tumultuosa bienvenida. Miles de personas se reunieron el jueves frente a la Nunciatura Apostólica para verlo salir, mientras que otros tantos se apostaban cerca de los lugares que visitará.

La ordenación episcopal del nuevo arzobispo Carlos Sánchez será en la cancha de Atlético.

En su llegada al palacio presidencial, el Sumo Pontífice, de 80 años, saludó niños que lo esperaban y lució sonriente ante cientos de funcionarios del gobierno e invitados especiales.

La primera visita papal en 31 años a Colombia también se produce en momentos en que el Gobierno mantiene una negociación con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), un proceso que de ser exitoso le otorgaría a la nación una paz más duradera.





Santos agradeció la visita al Papa y dejó abierto el camino a la reconciliación. El mandatario, ganador del Premio Nobel de la Paz en el 2016, enfrenta fuertes críticas de su antecesor, el expresidente Álvaro Uribe, que cuestiona el acuerdo de paz.

"De nada vale acabar una guerra, si aún nos vemos los unos a los otros como enemigos. Por eso necesitamos reconciliarnos. Porque por más de medio siglo nos resignamos a la violencia en nuestro suelo, y sus cenizas de rencor, de dolor, de venganza, todavía son brasas ardientes que debemos apagar", afirmó Santos.

En Colombia más de un 70 por ciento de su población es católica y el país previamente recibió a Pablo VI en 1968 y Juan Pablo II en 1986.

Francisco, el primer Papa latinoamericano, también visitará las ciudades de Villavicencio, Medellín y Cartagena durante su estancia en Colombia, donde un 70 por ciento de la población es católica.(Reuters)



Comentarios