Cruzar la calle mirando la pantalla del celular es una peligrosa costumbre

Esta situación va en aumento y las autoridades de Tránsito ya no saben cómo controlar.

01 Sep 2017
1

-LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.-

Le ha llegado un mensaje justo cuando se disponía a cruzar. La intriga es muy fuerte. No puede resistir. Mete la mano en el bolsillo antes de dar la segunda pisada sobre las líneas blancas de la senda peatonal. Saca el celular y lo revisa. Ni siquiera se ha fijado si el semáforo le daba el paso. Así que recibe los bocinazos de un taxi que lleva dos pasajeros.

La escena que protagoniza este hombre, de unos 30 años, ocurre en la esquina de San Martín y Muñecas. En ese mismo lugar está Enrique Amado, un agente de tránsito que cada mañana reniega por lo mismo. “No levantan la mirada. Siempre atentos al celular y no al paso de los vehículos. Muchos conductores se enojan, aunque también ellos van mirando su teléfono. Si todavía no ha pasado nada grave aquí es porque los autos y motos no pueden circular a mucha velocidad”, resume. Hace 23 años que Amado trabaja en lo mismo y dice que cada vez es más preocupante la distracción de los tucumanos a causa de la tecnología.

“La mayoría no mira el semáforo; llegan a la esquina y siguen caminando como si nada”, resalta. La situación que describe, aunque enfocada en la esquina donde trabaja no es una realidad aislada. Un estudio reciente -realizado por la Dirección de Tránsito municipal- indica que el 70% de los peatones tucumanos cruza de manera imprudente. Y específicamente cuatro de cada 10 lo hace usando el teléfono celular.

Basta con detenerse a observar unos minutos cualquier senda peatonal para detectar todo tipo de descuidos: están los que cruzan hablando, chateando o mensajeando, y los que lo hacen escuchando música.

La cuestión es que los peatones, como los motociclistas, conforman el grupo mas vulnerable. De hecho, son los heridos más graves de los accidentes que se registran en la provincia, explica Juan Masaguer, de la Dirección de Emergencias provincial.

El problema de los peatones distraídos es tan grave que en varias partes del mundo estudian cómo combatirlo, ya que la tasa de accidentes como consecuencia de esta práctica va en aumento.

Recientemente la ciudad de Honolulu, Hawai (EEUU), ha instaurado la ley del caminante distraído, que establece: “ningún peatón deberá cruzar la calle o la ruta mientras esté mirando un dispositivo electrónico móvil”. Quien no cumpla la norma tendrá que pagar una multa: las primeras veces, de entre US$ 15 y US$ 35. Si la infracción se repite, la suma puede aumentar hasta US$ 99.

“Si no puedes contra ellos, únete”. Esa es la actitud que tomaron varios países, entre ellos Argentina. En Rosario y en Buenos Aires, en la zona de Retiro, por ejemplo, ya funcionan semáforos de suelo. El sistema de luces led alerta a los peatones con color rojo o verde en el piso para que ellos puedan observar las señales mientras navegan a través de su smartphone.

Solo seis megáfonos

Ni semáforos ni normas. En Tucumán enfrentan el problema de los peatones distraídos con seis megáfonos. Inspectoras del departamento de Educación Vial advierten a los caminantes cuando están en peligro para que dejen de mirar el celular y presten atención al tránsito. “No damos abasto. Deberíamos tener entre 15 y 20 megáfonos”, sostiene Enrique Romero, subsecretario operativo de Tránsito de la capital.

El funcionario detalló los resultados de un relevamiento efectuado a 10.612 peatones en el cuadrante comprendido por las avenidas Salta y Sarmiento y las calles Córdoba y Laprida. Sólo el 30,7% cruza por la senda peatonal, mientras que el 69,3% lo hace por lugares indebidos y sin respetar los semáforos. El 40,6% cruza usando el celular y el 16% camina por la calzada en vez de utilizar las veredas.

“En octubre, cuando arrancamos los operativos con megáfonos, le llamábamos la atención a ocho de cada 10 peatones. Ahora, bajamos a seis de cada 10. Es un mecanismo que funciona, a la gente no le gusta que le señalen los errores, que la escrachen”, detalla Romero.

Los servicios de emergencias ya no se sorprenden cuando deben asistir a los “peatones tecnológicos”. Masaguer afirma que así como conducir hablando por celular equivale a hacerlo en estado de ebriedad, cruzar una calle mirando la pantalla es igual que hacerlo con los ojos totalmente tapados.

El peatón es muy frágil porque no tiene una carrocería que lo proteja. Los accidentes que los involucran en avenidas y rutas suelen ser los más graves. El peligro de caminar enviando mensajes de Whatsapp, según Masaguer, no es sólo porque quita la vista, sino que además el cerebro es incapaz de prestar atención conscientemente a cualquier otra cosa.


¿es posible establecer sanciones?
Cada vez hay más casos de incidentes de tránsito vinculados al uso del celular, coinciden los expertos en seguridad vial. Se sabe que es un peligro conducir y caminar enviando mensajes. Sin embargo, sólo la primera de estas acciones está prohibida por ley. En San Miguel de Tucumán, donde a diario circulan 130.000 motos y 340.000 autos, manejar usando dispositivos móviles es la cuarta infracción más sancionada por los inspectores. 
La pregunta que surge tras la experiencia de Hawai, que ahora multará también a los peatones que crucen usando celular, es si es posible aplicar una norma de esa naturaleza. En la capital, hace más de una década se debatió sancionar a los peatones que no cruzaran por las esquinas. “Es muy difícil porque necesitás que se identifiquen y no todo el mundo circula con su DNI”, opina Enrique Romero, de la Dirección de Tránsito. 
El abogado Alberto José Silveira, presidente de Luchemos por la Vida, sostiene que toda norma es aplicable cuando se la quiere aplicar. No obstante, lo ve como algo muy lejano en un país donde -dijo- todavía no se sanciona a quienes conducen a altas velocidades.
Silveira se mostró en contra de los semáforos en el suelo que ya se colocan para advertir a los peatones que cruzan la calle mirando la pantalla del celular. “Eso es solucionarles el problema, además de alentar una conducta que no es buena. Hay que concientizar a la gente que se debe cruzar la calle prestando atención”, afirma. “El uso del celular genera cada vez más conductas de riesgo. En nuestro país, según nuestras mediciones, el 14% de las personas cruza usando el celular. Esto no es un juego; es una cuestión de vida o muerte. Los peatones son el grupo más vulnerable del tránsito: hay más de 1.000 muertos al año, son el 22% del total de fallecidos en siniestros viales”, reflexiona.


> ¿Es posible establecer sanciones?

Cada vez hay más casos de incidentes de tránsito vinculados al uso del celular, coinciden los expertos en seguridad vial. Se sabe que es un peligro conducir y caminar enviando mensajes. Sin embargo, sólo la primera de estas acciones está prohibida por ley. En San Miguel de Tucumán, donde a diario circulan 130.000 motos y 340.000 autos, manejar usando dispositivos móviles es la cuarta infracción más sancionada por los inspectores. 
La pregunta que surge tras la experiencia de Hawai, que ahora multará también a los peatones que crucen usando celular, es si es posible aplicar una norma de esa naturaleza. En la capital, hace más de una década se debatió sancionar a los peatones que no cruzaran por las esquinas. “Es muy difícil porque necesitás que se identifiquen y no todo el mundo circula con su DNI”, opina Enrique Romero, de la Dirección de Tránsito. 
El abogado Alberto José Silveira, presidente de Luchemos por la Vida, sostiene que toda norma es aplicable cuando se la quiere aplicar. No obstante, lo ve como algo muy lejano en un país donde -dijo- todavía no se sanciona a quienes conducen a altas velocidades.
Silveira se mostró en contra de los semáforos en el suelo que ya se colocan para advertir a los peatones que cruzan la calle mirando la pantalla del celular. “Eso es solucionarles el problema, además de alentar una conducta que no es buena. Hay que concientizar a la gente que se debe cruzar la calle prestando atención”, afirma. “El uso del celular genera cada vez más conductas de riesgo. En nuestro país, según nuestras mediciones, el 14% de las personas cruza usando el celular. Esto no es un juego; es una cuestión de vida o muerte. Los peatones son el grupo más vulnerable del tránsito: hay más de 1.000 muertos al año, son el 22% del total de fallecidos en siniestros viales”, reflexiona.

> Smombies

Alrededor del mundo se los conoce como “Smombie”. Es una palabra compuesta de ‘smartphone’ (teléfono inteligente) y zombie. En concreto, son los peatones que andan desconectados del mundo por estar inmersos en el universo del teléfono inteligente. Sobre el peligro que representan en la vía pública se han hecho varios estudios. Una investigación reciente de la State University of New York (SUNY) estima que este grupo representa el 10% de los casos de emergencia que llegan a los hospitales neoyorquinos. De acuerdo con Safe Kids Worldwide (2014), el 40% de los adolescentes de entre 13 y 18 años en Estados Unidos ha sido atropellado. 

> Desatentos

Uno de cada dos peatones cruza distraído, según el último informe de Cesvi Argentina. El análisis implicó la recopilación de más de 1.500 datos. De los casos examinados, se comprobó que los que cruzan hablando por celular tardan dos segundos más en promedio. Los descuidos visuales -escribir o leer mensajes de texto- en comparación a los auditivos -hablar por teléfono, grabar un mensaje de voz o escuchar música- generan mayor lentitud. Un peatón que observa su celular durante 10 segundos, caminará unos 20 metros sin prestar atención a su entorno, plantea el documento.

comentarios