En el "Ropero Solidario" de Luis, el que tiene frío siempre encuentra un abrigo

Conocé la historia del empleado de un estacionamiento céntrico que decidió ayudar a los que menos tienen.

29 Ago 2017
1

EN UN RINCÓN. Luis expone la ropa para quienes la necesitan. (LA GACETA / MARIANA SEGURA)

Casi todo es ruido y apuro durante el medio día en el centro de la ciudad. Sin embargo, hay una energía diferente en el estacionamiento de 24 de Septiembre 1020: allí funciona el "Ropero Solidario".

El objetivo de este espacio creado por Luis Alberto Sánchez es que las personas que no puedan comprar un abrigo encuentren uno gratis cuando lo necesiten.

Esta iniciativa comenzó siete meses atrás. Luis recibió una bolsa con prendas de ropa y decidió ponerlas a disposición de aquellos que las necesitaran. "Unos trabajadores de Rentas me trajeron esa primera tanda, fue ahí cuando arrancamos. Luego la gente vio la caja y sola comenzó a traer. Me preguntaban y dejaban lo que tenían para donar", cuenta Luis con humildad.

Cómo se puede ayudar a las personas que viven en las calles tucumanas y pasan frío

"Cualquiera puede pasar, yo no le pregunto nada. Nada de nada", insiste Luis. "Solo a veces me preguntan si tengo bolsas para guardar lo que se van a llevar", relata este hombre de pocas palabras pero gran corazón.

Desde que creó el Ropero Solidario, Luis casi no interactúa con quienes pasan a retirar las prendas. "Trato de no involucrarme con quien saca algo porque siento que eso puede darles vergüenza. Al menos eso se piensa, entonces yo no quiero causarle incomodidad a nadie. Dejo que busquen y lleven lo que necesitan, sin dialogar", cuenta con los ojos llorosos.

Es que si bien Luis no dice mucho, cada vez que alguien retira un buzo o una remera, un montón de sentimientos lo movilizan. "Siento una gran satisfacción, mucha gente descarta y tira, y hay muchos que necesitan. Ropa de chicos y para bebés sobre todo es lo que más vienen a buscar", cuenta.

Muchas veces recibe tantas donaciones que tiene colgar la ropa en una soga para que queden expuestas y la gente pueda retirarlas. Es que el lema del ropero que creó Luis es: "'Llevá lo que necesités, dejá lo que no te sirva. Le puede servir a otro".

Entre risas y baile, improvisaron un desfile con la ropa donada

Luis no está solo en esta iniciativa. Junto a tres compañeros se encargan del ropero, del estacionamiento y del kiosko que también funcionan en el lugar."Todos nos damos una mano y atendemos esto. Pero no es que nos lleva tiempo, solo lo hacemos de corazón", relata.

El Ropero está abierto desde las 9 y hasta las 14. Hay días en los que la caja queda vacía, otras veces sobran algunas prendas que son guardadas para el día siguiente.

La mayor parte de las prendas que hay en el ropero es de invierno, pero Luis aclara que se puede llevar ropa de todo tipo. "Aquí dejen lo que quieran. Nosotros no preguntamos ni decimos qué traer, puede ser lo que sea que no vayan a ocupar más. Desde aquí a todo eso se lo lleva quien más lo necesita".

Comentarios