“Ella quería terminar la relación, pero él la amenazaba”

Comienzan a juzgar a un Policía, acusado de asesinar a su pareja

25 Ago 2017
1

PIDEN UNA CONDENA. La familia de Alejandra Acosta, afuera de Tribunales. la gaceta / foto de josé nuno

“20 días antes de que la asesinaran, ella me contó que vomitaba sangre. Él sabía dónde pegar para no dejar marcas”, clamó Rosa Sosa. Las acusaciones iban contra su ex yerno, el policía Sergio Edgardo Barrionuevo, imputado por el femicidio de su pareja -también policía- Alejandra Acosta en 2013.

La mujer recibió un balazo en el cuello el 1 de abril de ese año. Al pedir ayuda a su concuñado, Mauricio Sebastián Mazziotti, Barrionuevo le dijo que la muchacha de 30 años había intentado suicidarse. “Escuché un ruido, como de un choque. Luego, una voz que decía ‘mamá, mamita’. A los cinco minutos, él llegó a decirme que le ayude, porque ella se pegado un tiro”, dijo Mazziotti al declarar.

En ese momento, el testigo entró en shock y lo ayudó. Algunas horas después, advirtió que había cabos sueltos: “La mitad del cuerpo estaba en el baño y la otra mitad, en el pasillo. Después me puse a pensar, ¿cómo se había encerrado si la puerta no estaba cerrada y abría hacia adentro?”.

El declarante, que vivía en el mismo edificio de la calle Miguel Lillo de Banda del Río Salí que la pareja de policías, aseguró que ellos tenían una relación conflictiva y que siempre los escuchaba discutir desde su departamento. Un paso más allá fue su esposa, y hermana de la víctima, Carla Angélica Acosta. “La noche anterior, Alejandra tenía moretones, pero no le pregunté qué le había pasado, porque mi hermana era víctima de él. Yo le insistía para que se separara y lo denunciara. Era muy celoso él. Mi marido me llamó un día y me dijo que se escuchaba que mi hermana lloraba, como si la tuviera encerrada. Cuando llamé, ella me dijo que él no la dejaba ir al trabajo”, acusó.

La madre de la muchacha, a su turno, advirtió: “ella quería terminar la relación, pero él la amenazaba con matar a los chicos y luego a nosotros”. La víctima tenía un hijo de nueve años de una relación anterior y un bebé de seis meses, fruto de la pareja con el policía.

También relató lo que recordaba Angélica del Carmen Aráoz, la mujer que les alquilaba el departamento. “Escuché a alguien correr, pero no vi quién era. Después, los vi bajar y me dijeron que Alejandra se había pegado un tiro y que cuidara al chiquito. No había mucha sangre en el departamento, y el arma estaba al lado del baño”, contó.

Comentarios