El gremio exige que Alfaro pague una deuda

El Subsidio de Salud reclama $ 52 millones por los aportes personales impagos en 2015.

25 Ago 2017

El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de la Capital (SOEM) exigió que la Municipalidad salde la deuda que mantiene con el Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán (Ipsst, conocido como Subsidio de Salud). La entidad provincial había demandado meses atrás a la Ciudad en reclamo de $ 52 millones por contribuciones y aportes personales por seis meses de 2015. “Llama la atención de que este déficit se haya producido justo cuando estaba una campaña electoral y que todavía no se pueda regularizar”, reclamó el secretario general del gremio, Osvaldo “Cacho” Acosta.

La demanda del Subsidio por los aportes personales de los trabajadores corresponde a junio, julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre de 2015: los últimos cuatro meses de gestión del intendente, Domingo Amaya, y los primeros dos de su sucesor, Germán Alfaro. Acosta reflotó el reclamo por la deuda a raíz de un conflicto en la Asistencia Pública. “Quisieron trasladar a enfermeras de la Asistencia a los CAPS municipales, avasallando a los empleados que, por los bajos sueldos, realizan actividades en hospitales, clínicas o privados. El director (Jorge González) se comprometió a postergar cualquier medida y hubo un compromiso municipal para gestionar extensiones horarias para las enfermeras. Este problema se suma al escándalo del Subsidio”, explicó Acosta.

La disputa por la deuda de los aportes había comenzado a comienzos de 2016. El Subsidio acudió a la Justicia en junio, semanas después de que la Municipalidad demandara a la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) por $ 200 millones, a raíz de las pérdidas cloacales.

El secretario de Gobierno municipal, Walter Berarducci, aseguró que la demanda se encuentra en la Justicia. “Ese proceso se encuentra en una etapa de litigiosidad, es una deuda anterior a la gestión del intendente. No está denunciando nada nuevo. La Municipalidad está pagando en tiempo y forma todas las obligaciones mensuales al Subsidio, no hay deudas de la actual gestión”, rechazó Berarducci.

“El atraso podría cortar los servicios del Subsidio para los empleados. Queremos que la Intendencia esté al día. ¿A dónde va el dinero que nos descuentan? Los fondos que se recaudan están destinados a otros fines que la cobertura de salud de los trabajadores”, insistió Acosta.

Comentarios