Una patente liga un robo con el auto del jefe del IPLA

Dos personas que esperaban el colectivo vieron que sacaban un televisor de una casa en San Lorenzo al 200. Llamaron a la Policía y le dieron la patente del vehículo de los ladrones. Al averiguar, advirtieron que el dominio es propiedad de Daniel Sosa Piñero.

23 Ago 2017
1

REVENTARON LAS PUERTAS. Además del robo. ahora la víctima deberá costear los arreglos de los accesos. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

Vive a cinco cuadras de la plaza Independencia y frente a la concesionaria del ex gobernador José Alperovich. Pese a esa ubicación casi privilegiada, no se salvó de que delincuentes ingresaran a robar a su casa por segunda vez en cuatro meses.

El domingo a las 20, Nicasia Baunaly salió de su casa, ubicada en calle San Lorenzo al 200, junto a su hermana. Una hora después, recibió el llamado de una vecina. “Volvé a tu casa, te entraron de nuevo”, le avisó la mujer. Cuando ambas regresaron, se encontraron con la Policía en la vivienda y todas las puertas reventadas. “El perro más grande estaba como drogado”, contó la víctima.

“Se llevaron todo lo que había: un televisor, unas pocas joyas que me quedaban y dinero, que no era mucho porque suelo tener lo que necesito para el día, nada más”, contó Baunaly. La mujer supo después que dos personas que esperaban el colectivo en esa cuadra observaron cuando dos hombres salían con un televisor de su casa y lo cargaban en un auto. Fueron esos testigos quienes llamaron a la Policía y le dieron la patente del vehículo. Al averiguar, advirtieron que el dominio es propiedad de Daniel Sosa Piñero, titular del IPLA.

Segunda vez

Según dijo Baunaly, no es la primera vez que ingresan ladrones a su casa. “El 30 de abril me robaron por primera vez. Habíamos salido a visitar a una amiga y cuando volvimos nos encontramos con un hombre dentro del garaje”, recordó. Atemorizadas, la mujer y su hermana salieron rápidamente de la vivienda y llamaron al 911. “No tuvieron tiempo de llevarse nada, pero sí habían revuelto el escritorio y la biblioteca”, relató.

Baunaly está convencida de que eran de los mismos ladrones que entraron el domingo. “Aquella vez no encontraron nada y ahora buscaron por todas partes, pero los lugares que habían revuelto la primera vez estaban intactos”, razonó.

“No tenemos protección. Cuando me robaron en abril, ese era el séptimo robo que se producía en la zona. Al día siguiente desvalijaron un instituto que hay al frente y después siguieron con otras casas de esta y otras cuadras”, recordó Baunaly. La mujer agregó que, además de los escruches, sufren el permanente acoso de los delincuentes en la calle. “En la vereda roban celulares y carteras todo el tiempo. A un vecino le destrozaron la boca de una trompada para quitarle el teléfono y no había un solo policía en la zona, pese a que los vecinos ya les exigimos custodia”, se quejó.

"Yo tengo otro auto", dijo Sosa Piñero

“Me presenté ante la Policía para mostrarle toda la documentación pertinente. También me puse a disposición de la fiscalía que entiende el caso”, aseguró Daniel Sosa Piñero, el interventor del Instituto de Prevención y Lucha contra el Alcoholismo (IPLA), después de que trascendiera que el vehículo que habría participado en el robo era de su propiedad.

El funcionario dijo que en este caso hay muchos puntos oscuros. “El testigo que tomó el dominio aseguró que se trataba de una camioneta Kangoo, cuando en realidad, el vehículo de mi propiedad es un Peugeot 308 negro”, comentó.

Sosa Piñero dijo además que no puede saber si se trata de un auto mellizo. “Lo compré usado hace unos siete meses, por lo que no tengo idea si el anterior propietario sufrió el robo o perdió el dominio. Esos son puntos que aún tengo que esclarecer. También hay que ver si el testigo tomó bien el dominio del vehículo en el que supuestamente se movilizaban los sospechosos”, agregó en una charla con LA GACETA.

Por otra parte, el interventor del IPLA reconoció que la Policía lo buscó el lunes por la tarde en su domicilio. “Les expliqué que no tenía nada que ver con esta situación. Les informé que el auto había permanecido guardado en casa durante ese horario, por lo que tampoco pudo haber sido utilizado por otra persona”, confirmó.

“Decidí ponerme a disposición de la Justicia para que me investigaran e hicieran todas las pericias necesarias para que se comprobara que no es el que se están buscando”, concluyó Sosa Piñero.

En Esta Nota

Inseguridad vial
Comentarios