Planeaban atacar la basílica de la Sagrada Familia

Confesión de un detenido por el atentado

23 Ago 2017

MADRID, España.- Uno de los cuatro detenidos por los atentados cometidos en España la semana pasada, que dejaron 15 muertos y más de 130 heridos, declaró ante el juez que la célula yihadista planeaba un gran atentado con explosivos en Barcelona, según coincidieron en informar medios españoles.

Según fuentes jurídicas citadas por el diario “El Mundo”, Houli Chemlal admitió ante el magistrado que los terroristas tenían intención de atentar contra la emblemática basílica de la Sagrada Familia y otros monumentos de la ciudad.

Un día después de que el presunto autor material del atropello mortal que mató a 13 personas en Barcelona fuera abatido por la Policía, Driss Oukabir, Mohammed Alla, Salh el Karib y Mohamed Houli Chemlal, llegaron a la sede de la Audiencia Nacional de Madrid poco después de las 8.30, para prestar declaración.

Las fotografías tomadas durante su traslado a la sede judicial fueron publicadas por varios diarios. Tres de los arrestados aparecen con ropa informal, y Chemlal en pijama, el primero en declarar ante el juez Fernando Andreu, instructor del caso.

El sospechoso fue detenido en un hospital tras los atentados del jueves, cuando se recuperaba de las heridas que le causó una explosión, un día antes en una vivienda donde la célula yihadista tenía su centro de operaciones.

El incidente, que al parecer ocurrió durante la manipulación de explosivos por parte de algunos miembros, dejó también dos muertos, uno de ellos un imán considerado el “cerebro” de la célula.

Chemlal, de 21 años y nacido en el enclave español de Melilla (al norte de Marruecos), ratificó al magistrado que la célula estaba preparando atentados de mayor alcance y que la explosión en su base, en la localidad catalana de Alcanar, truncó sus planes.

La Policía confirmó que decidieron atentar en Barcelona y en Cambrils de forma más rudimentaria tras la explosión en Alcanar.

Los otros tres sospechosos, que también declararon ayer, fueron detenidos entre el jueves y el viernes en Ripoll, unos 100 kilómetros al norte de Barcelona. En esta localidad catalana residían algunos miembros de la célula terrorista.

Además de los cuatro detenidos y de los dos fallecidos en Alcanar, el núcleo de la célula a la que se atribuye los ataques de España estaba compuesta por otras seis personas, según las investigaciones.

Uno de ellos, Younes Abouyaaqoub, fue abatido por la Policía el lunes en Cataluña. Otros cinco sospechosos murieron el viernes en la localidad turística de Cambrils, a unos 120 kilómetros de Barcelona cuando cometían otro atentado horas después del atropello de Barcelona, que se saldó con un muerto y seis heridos. (DPA)

Comentarios