La Justicia Federal suspendió la incineración de las urnas y votos de 2015

1

EN CUSTODIA. Las urnas y los votos son vigilados desde hace dos años por personal de Correo Argentina y Gendarmería. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

La decisión fue tomada por el juez Fernando Poviña, luego de la denuncia de un dirigente de la comuna de El Naranjo.

17 Ago 2017

Por decisión del juez Fernando Luis Poviña, la Justicia Federal de Tucumán suspendió la incineración de las urnas y votos usados en la elección provincial de 2015. La orden ya ingresó en la Junta Electoral Provincial (JEP).

El dirigente comunal de El Naranjo Luis Zelaya y su abogado Alberto Pombo, quienes elevaron el planteo ante la Justicia Federal, argumentaron que los votos y los recipientes que los contienen son una prueba esencial para esclarecer las distintas denuncias penales que pensan sobre esos comicios, tanto por desmanes como por la destrucción de urnas en localidades del interior.

Hace unas semanas, la JEP había anunciado la quema de las urnas, después de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmara la validez de las elecciones. La incineración estaba prevista para este viernes, en un predio ubicado en El Cadillal.

Pero la decisión tomada por Poviña pone en suspenso la ejecución de la tarea y, hasta el momento, el Estado provincial ya gastó $ 4,9 millones en la custodia de los papeles y cajas de cartón.

Ese monto fue invertido durante los últimos 24 meses en el alquiler de un depósito y de servicios de gendarmes afectados a la vigilancia.

Debido a que prosperó el pedido de Zelaya y de Pombo, resta saber ahora quién se hará cargo de los costos de la conservación de la prueba durante un plazo que, por ahora, parece cuanto menos incierto.

comentarios