Toulon fue el último en reír

El conjunto galo jugó con otra intensidad y se tomó revancha de Argentina XV en Lawn Tennis

05 Ago 2017
1

TACKLE. Juan Cruz Mallía intenta avanzar frente a la marca del enorme Mathieu Bastareaud. Argentina no pudo hacer mucho en el primer tiempo, pero emparejó en el segundo y terminó de buena manera. LA GACETA / FOTOS DE hector peralta

Ya lo había advertido Manuel Montero en la previa: los franceses tienen la mala costumbre de mostrar su verdadero potencial en las revanchas. Ya lo había hecho el seleccionado galo en la serie disputada contra Los Pumas el año pasado en Atlético, y esta vez lo demostró Toulon, desquitándose de la dura derrota sufrida a manos de Argentina XV el sábado pasado con un merecido triunfo en Lawn Tennis, por 36-29.

De todas maneras, el resultado seguramente sea lo primero que se diluya en la memoria de los miles de tucumanos que poblaron las tribunas de La Caldera del Parque para disfrutar de una gran velada rugbística. Ver en acción a figuras internacionales, como el enorme Mathieu Bastareaud, el sudafricano JP Pietersen o el gigante georgiano Mamuka Gorgodze -y pese a la ausencia de los estelares Bryan Habana y Ma’a Nonu- es un lujo que sólo se da muy de vez en cuando.

El subcampeón del Top 14 se guardó lo mejor de su repertorio para la vuelta. Tras ser superado con claridad en San Isidro, aportó al espectáculo con un rugby muy pulido, preciso y efectivo. Los estragos de la pretemporada ni se le notaron a los franceses en el primer tiempo, en el que controlaron la pelota y la movieron por todos lados. Apoyados en el buen tamaño de sus jugadores, se impusieron en el duelo físico y los tres cuartos lastimaron por las puntas. Así, se llevaron el parcial por 24-17 sobre un equipo argentino desordenado y falto de intensidad, que no supo encontrarle la vuelta a la marca asfixiante de los franceses. Lo suyo pasó más por las individualidades, como las de los tries de Germán Schulz o la de Joaquín Díaz Bonilla.

Todo fue mucho más equilibrado en el complemento. Los cambios le sentaron bien a Argentina, que emparejó las cosas y logró acercarse en varias ocasiones al ingoal de Toulon, que ya por entonces daba muestras de cansancio. Una gambeta de Sebastián Cancelliere y una cortada de Rodrigo Bruni alcanzaron para volver más ajustada la derrota, pero no para evitarla. De todas maneras, el verdadero ganador no fue Toulon, sino el público, que disfrutó de un gran espectáculo.

En Esta Nota

Los Pumas
Comentarios