La SAT admite demoras en las obras

La empresa proyecta arrglos en las cuadras que se inundan con aguas contaminadas, entre el 1.200 y el 1.900 de Monteagudo.

03 Ago 2017
1

FOCO INFECCIOSO. Un automovilista avanza por Monteagudo, mientras las ruedas levantan agua contaminada. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO.-

Una madre levanta en brazos a su hija de ocho años para que no toque el agua contaminada. La esquina parece un campo inundado de una vereda a la otra en todo el ancho de la esquina de Monteagudo y Perú. A su paso, el cauce nauseabundo arrastra bolsas de plástico y restos de envases descartables, entre otros residuos. Los automovilistas levantan un chorro de agua a los costados de los neumáticos sobre el asfalto. Lo peor de todo es que se trata de un viejo problema de aguas servidas a lo largo de siete cuadras por calle Monteagudo, desde el 1.200 al 1.900.

En la edición de ayer de LA GACETA se publicó el reclamo de los vecinos por la falta de respuestas oficiales. Algunos propietarios de Villa 9 de Julio recordaron que en 1996 ya se había publicado la queja, lo que demuestra el tiempo que lleva el tema sin solución. “En la mayoría de estos casos se trata de colectoras; ya no son reparaciones primarias, sino que son obras más grandes”, respondió Marina Mittelman, vocera de la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT).

“Como están detenidos los ingreso para obras, en la medida de las posibilidades se va haciendo lo que se llama obras por administración, lo que muchas veces no tiene la velocidad deseada, como sí ocurría hasta hace dos años”, explicó Mittelman. Añadió que la empresa está al tanto de las quejas de los vecinos. “Todos los problemas que tiene la capital están visualizados y están proyectadas las soluciones, lo que nos falta saber es cuándo empezar en cada sector. Hace 10 días -dijo a modo de ejemplo- terminamos los trabajos en la zona de Monteagudo, Francisco de Aguirre, Laprida y 25 de Mayo. Ahora estamos en la calle Paraguay y Rivadavia”.   

Técnicos de la SAT explicaron que el desborde se debe al deterioro de las redes -que ya de por sí son antiguas-, originado por múltiples causas. Pusieron como ejemplo lo ocurrido en Monteagudo y Chile, donde robaron la tapa de boca de registro y allí se acumularon ramas de árboles, piedras y bolsas de residuos, lo que impide el normal escurrimiento del líquido. Advierten que las obstrucciones se agudizan por la presencia de material sólido volcado por una industria de la zona que fabrica jabones. Ese tipo de residuo no es apto para el sistema cloacal -apuntó la SAT- y por eso la empresa fue intimada judicialmente, sin respuesta hasta la fecha.

El mejoramiento de la red en Monteagudo al 1.200 contempla la renovación del colector cloacal a tres metros de profundidad, el cambio y la optimización de las conexiones domiciliarias y la construcción de nuevas cámaras y bocas de registro.

En la Municipalidad

Los vecinos sostienen que se cansaron de gestionar una solución, tanto en la SAT como ante las autoridades de la Municipalidad. Ellos quieren respuestas, sin importar quién realiza las obras. Por eso las críticas apuntan a ambos lados.

José Luis Avignone, Secretario de Relaciones Institucionales del municipio, responsabilizó al Gobierno provincial, al que exige que se realicen las obras correspondientes. El funcionario indicó que se había dirigido por escrito al Poder Ejecutivo, puntualizando cada uno de los problemas producidos por las fallas en la red cloacal y los perjuicios que ocasionan en distintos barrios de la capital.

Comentarios