La droga sería la razón de la escalada de violencia que se vive en el sur de la capital

El fiscal explicó que se investigará si un homicidio está relacionado con otros ataques

29 Jul 2017
1

EL HOMICIDIO. El jueves, un joven fue asesinado en el pasaje 33 Orientales. la gaceta / foto de antonio ferroni

Los habitantes de los barrios del sur de la ciudad están espantados. Sus calles fueron escenario de una escalada de violencia sin precedentes. En poco más de 48 horas, un joven fue asesinado delante de una niña de tres años y otros tres, entre ellos un policía, fueron heridos. Los investigadores manejan varias pistas, pero algunos vecinos no tienen dudas. “Acá sabemos muy bien quién es quién. Detrás de todo está la droga. Es horrible cómo se están manejando estos delincuentes”, dijo Mario Vildoza, jubilado, uno de los pocos que se animó a hablar sobre estos hechos. “No tengo miedo, tengo dolor, por la porquería que venden estos sinvergüenzas perdí un nieto”, señaló con lágrimas en los ojos.

Todo comenzó el miércoles a la madrugada. Ramiro Rearte, de 18 años, se encontraba en la esquina de Próspero Mena y Pasaje Larrea, junto a su hermano Bruno. Dos hombres dispararon contra ellos y huyeron. El joven fue llevado al hospital Padilla donde aún se encuentra en grave estado. Un pariente aportó algunos datos sobre los que dispararon: dijo que se movilizaban en un auto blanco y que uno de ellos sería un tal “Ariel”.

“Sabíamos que esto no quedaría así. Acá cuando pasan estas cosas se puede esperar cualquier venganza. La violencia que se vive en este sector de la ciudad, que no está muy alejada, es muy dura. Esta es tierra de transas y por culpa de ellos, esto es como un infierno”, declaró Luciana M. una vecina que no dio su apellido por temor a represalias

El jueves al mediodía ocurrió un ataque similar a pocas cuadras. Jorge Javier “Chino” Alemán se encontraba en pasaje 33 Orientales al 1.000. Después del mediodía, un joven que andaba en moto le disparó varias veces. El herido fue llevado al Padilla, donde llegó sin vida. En este hecho, no hubo testigos directos que pudieran relatar quién era el autor de los disparos.

Además, 15 minutos antes de que se cometiera el crimen, hubo otro hecho de violencia. Un oficial de apellido Ledesma conducía su vehículo particular con tres informantes. Su misión era la de marcar las casas donde podían estar los autores del ataque a Rearte. Sin embargo, fue sorprendido en Fortunata García y Larrea por un grupo de al menos 10 personas. Estos les dispararon y golpearon. El uniformado tuvo que realizar al menos tres disparos con su arma reglamentaria para poder escapar. Dos acompañantes lo siguieron; el tercero no pudo hacerlo. Recibió una puñalada en el pecho y aún se recupera en el Centro de Salud.

La batalla

Bajo las órdenes del fiscal Washington Navarro Dávila, los investigadores de la División Homicidios, al mando de los comisarios Hugo Cabezas, Sergio Juárez y Daniel Cuellar, comenzaron a atar los cabos. “No descartamos que los hechos estén relacionados. Estamos profundizando la investigación. Sí estamos preocupados porque estamos ante una escalada de violencia inusitada y en la misma jurisdicción”, comentó el fiscal.

La teoría que se maneja es que Alemán podría haber tenido algún tipo de participación en el ataque a Rearte. Testigos habrían asegurado que algún familiar del herido podría haber sido el autor del crimen del “Chino”. El ataque al policía y a los informantes no está del todo claro aún. Por ahora, el fiscal encargó la investigaciuón al Departamento de Inteligencia de la Policía.

Tampoco se confirmó cuál es el motivo de esta escalada de violencia. Sin embargo, se sospecha que podría haberse originada por cuestiones vinculadas a la droga. Los protagonistas, según confirmaron fuentes policiales y judiciales, tienen antecedentes por comercialización de estupefacientes. Una de las teorías es que todo se originó por una operación de cocaína. Se piensa que uno de los grupos no habría pagado el producto, aunque también se baraja que habría utilizado billetes falsos.

El ataque al policía y a los informantes, para los investigadores, no es casual. Creen que los agresores podrían haber estado esperando un ataque y por eso reaccionaron cuando vieron pasar por la zona un vehículo desconocido con personas que serían del grupo rival.

Comentarios