Los países del Mercosur instan al cese de la violencia en Venezuela

El mandatario argentino dejó en manos de su par brasileño la conducción del bloque, durante un plenario que se dedicó principalmente a abordar la crítica situación de Venezuela. En la asamblea se reclamó el inicio de un diálogo para superar el grave conflicto político

22 Jul 2017

MENDOZA.- Los países del Mercosur optaron ayer finalmente por suavizar su posición respecto al gobierno de Nicolás Maduro y manifestaron su “profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria” en Venezuela, a la vez que instaron al “cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas” en el país caribeño. En forma paralela y casi en el cierre de la cumbre de presidentes que se desarrolló en esta capital, los cuatro países miembros del bloque regional con la adhesión de Chile, Colombia, Guyana y México enviaron una nota a Caracas “instando” a iniciar un proceso de diálogo en “un plazo particularmente breve”.

Si bien la Cancillería argentina se esforzó por negar un pequeño giro en la estrategia regional hacia el gobierno chavista quedó en evidencia que la posición de Tabaré Vázquez de “no intervención de países terceros en asuntos internos” jugó en contra de la ofensiva por aplicar cláusula democrática del Protocolo de Ushuaia. Incluso la acción promovida por los dos principales socios del Mercosur, Argentina y Brasil, fue rechazada por el presidente de Bolivia, Evo Morales -no firmó la declaración sobre Venezuela-, y las delegaciones de Perú y Ecuador.

“Los Estados Partes del Mercosur y los Estados Asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria en la República Bolivariana de Venezuela”, se transmitió en el comunicado final de la cumbre. Y agregaron que “hacen un urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas, instando al restablecimiento del orden institucional, la vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, en el marco del pleno respeto de las garantías constitucionales y los derechos humanos”. También “exhortan al Gobierno y a la oposición a no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana o agravar conflictos institucionales”.

“Nos estamos ofreciendo para ser facilitadores del diálogo”, sostuvo, luego en conferencia de prensa, el canciller argentino Jorge Faurie para explicar que “en el protocolo de Ushuaia hay una etapa que obliga a una consulta final y en este proceso enviamos una nota de los cuatro países del Mercosur”. Tanto Faurie como Aloysio Nunes, canciller de Brasil, país que se hizo cargo de la presidencia pro tempore, dejaron en claro que el bloque no dispuso sanciones contra la administración de Maduro e incluso negaron que la nota enviada hoy sea un ultimátum.

“La consulta no es un ultimátum sino que esperamos que sea real y fructífera la gestión”, explicó Nunes, para remarcar que la aplicación de la cláusula democrática “tiene que ser adoptada por consenso de los estados miembros del Mercosur”. El ministro argentino, en tanto, explicó que el protocolo de Ushuaia “tiene un camino muy señalado y a partir de ahí los países pueden tomar medidas unilaterales, pero ninguno de nosotros tiene intención de aplicar una medida sancionatoria que puedan afectar” a los venezolanos.

En este momento sobre Venezuela pesa una suspensión temporaria, aplicada en diciembre, porque su Parlamento no había logrado aprobar las herramientas legales y acuerdos necesarios para ingresar al bloque, pero en abril los Estados parte del Mercosur, hicieron la aplicación de la cláusula democrática (que obliga a todos los socios a mantener el orden democrático en sus países), tras el intento frustrado de la corte suprema de justicia del país petrolero de asumir las funciones legislativas en reemplazo de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

Con la presencia de los presidentes Michel Temer (Brasil), Tabaré Vázquez (Uruguay), Horacio Cartes (Paraguay), Michelle Bachelet (Chile) y Evo Morales (Bolivia), Macri planteó los cuestionamientos del Mercosur a la administración chavista. Tras asumir la presidencia pro tempore, Temer también transmitió la preocupación del bloque con la situación que afecta al pueblo venezolano e instó a que exista un diálogo productivo entre la oposición y el gobierno para que haya una pacificación interna.

En el cierre de la Cumbre de Presidentes del Mercosur, el presidente brasileño dijo que la declaración del bloque “no es solo para criticar” al gobierno “sino para incentivar un posible acuerdo para que se logre la pacificación”. (DyN)

Comentarios