Desolación y barricadas en un día de paro en Venezuela

La oposición celebró el alcance de la huelga

21 Jul 2017
1

COMO FERIADO. Calles vacías y poco movimiento se observó en Caracas. reuters

CARACAS.- Calles desoladas, barricadas en vías públicas y un país en rebeldía marcaron la jornada de ayer en Venezuela, en el marco de la huelga nacional de 24 horas convocada por la oposición contra la Asamblea Constituyente impulsada por el presidente, Nicolás Maduro. Las calles desiertas de automóviles y peatones hicieron comparar el ambiente de sol radiante con un 1 de enero u otro día feriado, en los cuales la actividad cotidiana se reduce al mínimo.

Mientras la oposición se juega su carta más potente de las manifestaciones contra el Gobierno que arrancaron hace más de 100 días, el oficialismo continúa en campaña por la elección del 30 de julio de los 545 miembros de la Constituyente, ignorando el rechazo al mecanismo dentro y fuera del país.

Para el llamado al paro cívico, la oposición instó a los venezolanos a quedarse en sus casas y evitar asistir a sus lugares de trabajo. La paralización se extendió por todo el este de Caracas debido a que los manifestantes bloquearon vías principales con barricadas de escombros, basura e incluso partes de vehículos abandonados y vallas publicitarias. Pese a que en el este de Caracas está concentrada la mayor expresión opositora del país, en el centro y oeste de la ciudad la paralización también se hizo sentir con comercios y tiendas cerrados debido a la ausencia de trabajadores.

En los municipios residenciales de Chacao, Baruta y El Hatillo, los manifestantes utilizaron cualquier elemento que permitiera detener el paso en las calles, como árboles y escombros de paredes. “Hasta los supermercados están cerrados. Todo está así, como esta calle, desierto”, dijo Santiago Infante, quien salió de su casa en Baruta en busca de alguna panadería abierta. En Chacao las calles fueron obstruidas por los llamados “escuderos”, manifestantes enmascarados que enfrentan a las fuerzas del orden con escudos y de metal y madera y que tienen como lema: “Resistencia”.

El líder opositor Henrique Capriles hizo un recorrido a pie por varios sectores del estado central de Miranda y dijo que el jueves “parece un 1 de enero por las calles vacías”. “Llamamos a las industrias y comercios que no han tenido a sus trabajadores no descontarles el salario. La huelga es un derecho que tienen los trabajadores en todas partes del mundo y más en Venezuela, donde hay tantas razones para protestar”, dijo.

La oposición dijo que el comienzo de la huelga de 24 horas fue un éxito, destacando las imágenes de calles desoladas, comercios cerrados e incluso plataformas del metro desiertas.

El diputado opositor Juan Requesens, quien acompañó la protesta en el este de Caracas, dijo que el paro cívico “no sólo busca detener la Constituyente sino recuperar el Estado de derecho que fue violado por el Gobierno”. Saltando por encima de barricadas, Requensens advirtió que las fuerzas del orden estaban recorriendo la ciudad con carros blindados, disparando gases lacrimógenos, en un intento por desarmar la protesta.

Medios de prensa denunciaron que algunos ministros y gerentes de empresas públicas advirtieron a sus trabajadores que debían asistir a sus lugares de trabajo o podrían enfrentar represalias. (DPA)

En Esta Nota

Nicolás Maduro
Comentarios