Preocupa a los empresarios las similitudes en dos robos

En la Federación Económica y en la Cámara están preocupados

18 Jul 2017

“Es bastante preocupante que en poco tiempo se produzca el mismo modus operandi. Esto no ocurría hace décadas. A veces suelen entrar a los locales cuando no hay nadie para ver si dejaron plata en la caja, pero asaltos así no recuerdo en mucho tiempo. Además, nos llama la atención lo parecidos que fueron los casos por el horario, por la forma. Ya nos existen zonas seguras, pero estas (Barrio Norte y avenida Aconquija) son de las menos inseguras. Es muy llamativo”, planteó Ernesto Gettar, presidente de la Unión Hoteles, Confiterías, Bares, Cafés y Restaurantes y Afines (UH), luego de los asaltos a las parrillas “La Leñita” y “Don Toribio” en apenas cinco días.

Según explicó Gettar, esta semana se realizarán reuniones entre los empresarios para dar una solución a la inseguridad. Mientras tanto, desde la Federación Económica de Tucumán (FET), elevarán una nota a las autoridades de la Policía y el ministerio de Gobierno, Seguridad y Justicia, según confirmó su presidente, Héctor Viñuales.

“Estamos hablando de lugares concurridos, como la avenida Aconquija y el centro de la capital, por lo que estamos muy preocupados. Tenemos que dar respuestas a los asociados y por eso vamos a pedir un refuerzo policial para los negocios que abren hasta tarde. Lo que se busca, evidentemente, es el cierre de caja, más allá de que hay mucha venta en tarjetas de crédito. Son impresiones que no ayudan al turismo, ahora en vacaciones”, planteó Viñuales.

Posibles soluciones

El presidente de la FET explicó que, hace un tiempo, tuvo una reunión con el secretario de Seguridad Ciudadana Paul Hofer, en la que se acordó que habría mayores tareas preventivas en las cercanías de los negocios. “Pedir más presencia policial es un paliativo, pero alguna vez ya se hizo y lo vamos a volver a plantear”, barajó. En cuanto a las soluciones, Gettar anticipó que estima que la inseguridad “es un mal endémico del país”, y que con ese panorama se empiezan a tomar decisiones que no son posibles o acertadas. “Escapa a mí lo que se podría hacer, pero poner una custodia en cada negocio gastronómico sería imposible. Según tengo entendido, todas las parrillas cuentan con cámaras de seguridad, y eso es bueno”.

Por otro lado, planteó que la seguridad debe darse afuera de los comercios, no de la puerta para adentro. “Hay locales en los que la puerta está con llave. Lo que ocurre con esto es que nos estamos empezando a encerrar nosotros y dejamos liberadas las calles. Encerrarse, para un negocio, comercialmente es un desastre. Y si ponemos un policía, después vamos a terminar poniendo un ejército. Creo que todo esto es paliativo, lo hacemos cuando estamos con miedo, como ahora”, planteó.

Comentarios