Las cámaras captaron el rostro de un asaltante

Luego del asalto a “La Leñita” del miércoles, el dueño de “Don Toribio” comenzó a barajar la posibilidad de poner un policía en la puerta; tres días después, dos hombres ingresaron a su local y se llevaron la recaudación en un robo muy similar. Hay miedo entre los comerciantes

18 Jul 2017

La fiscalía que investiga el robo al local de “Don Toribio”, del domingo a la madrugada, ya se encuentra analizando las imágenes de las cámaras de seguridad. En ellas se puede ver que los dos ladrones que ingresaron son jóvenes, estaban armados con pistolas e intentaron cubrir sus rostros. Sin embargo, en un descuido, se alcanzó a ver la cara de uno de ellos, que tenía un camperón similar al que utiliza la Selección Argentina de fútbol.

En las grabaciones, se los ve ingresar por el fondo del local ubicado en la avenida Aconquija al 900 de Yerba Buena. “Entraron por un lugar de la parrilla que de noche no se ve, es un depósito, al lado del parrillero. No tengo elementos para decir que esto fue una entregada, pero es una impresión que tengo”, manifestó el propietario, Pablo Buabse a LA GACETA. El local tiene varias cámaras, por lo que también se pudo ver el miedo que sintieron los presentes, que de inmediato abandonaron sus mesas al ver a los asaltantes.

Luego del robo, que fue alrededor de la 1.45, llegó la Policía al lugar y los presentes dijeron que, además de los dos asaltantes, habían otros dos jóvenes de campana afuera. Todos habrían huido en motos Honda Tornado. Si bien los efectivos salieron a buscarlos, no los encontraron. El domingo durante la tarde, el personal policial pudo acceder a las cámaras de la avenida, pero no pudieron tener más información con ellas. Se cree, entonces, que los cuatro asaltantes habrían escapado por la calle Venezuela hacia el norte.

“Gracias a Dios, no han tocado a los clientes (había unos 12). No hubo amenazas. Han pedido la plata. Además, nadie se iba a hacer el loco en esa situación. Han ido directamente al encargado y a la caja registradora. El local no es un lugar chico, pero ellos se manejaban con buena coordinación, como si lo conocieran”, dijo el propietario.

El caso recayó en la comisaría de Yerba Buena, a cargo de Mauricio Álvarez, y de la fiscalía de turno en feria, comandada por Adriana Giannoni. La funcionaria judicial, además, se encuentra investigando el asalto que sufrió cinco días antes la parrilla “La Leñita”, ubicada en Barrio Norte de la capital. En ese caso, también ingresaron de noche, cuando ya cerraban el local, y se llevaron la caja registradora. Una cámara que se encuentra en el ingreso también será clave para resolver ese caso. Por el momento, no se descarta que ambos locales hayan sido atacados por las mismas personas.

Arrepentimiento

“Cuando pasó lo de ‘La Leñita’ iba a poner un policía, pero me puse a pensar que la avenida Aconquija es un lugar de mucho movimiento. Además, durante mucho tiempo tuvimos un efectivo en la puerta, pero notaba dos sensaciones en los clientes: a algunos los tranquilizaba, pero a otros los inquietaba el hecho de estar comiendo con la familia y que hubiera un tipo con una escopeta en la puerta. Este lugar tiene la intención de ser ameno, familiar, tranquilo. Sin embargo, ya no me puedo arriesgar más, ahora vamos a poner seguridad”, planteó Buabse. Cuando LA GACETA visitó el local, había tranquilidad y el asalto no había interrumpido su rutina.

Fuentes del caso comentaron que los asaltantes se llevaron unos $ 5.000 de los empleados y sus celulares, además de la caja. Hasta el domingo a última hora, no se sabía cuanto era el monto de la recaudación. Sin embargo, se calcula que tenía alrededor de $ 35.000.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios