Los raros peinados nuevos que trajo Gustavo Cerati con Soda Stéreo

18 Jul 2017
1

HACE 35 AÑOS. Gustavo Cerati y Zeta Bosio se conocieron en 1982.

Gustavo Cerati y Héctor Zeta Bosio se conocieron estudiando publicidad en la Universidad del Salvador, en Buenos Aires, y en el verano de 1982 coincidieron en Punta del Este tocando con sus respectivas bandas de covers. De allí nació Proyecto Erekto, un grupo tecno junto a Andrés Calamaro en los teclados, que duró muy poco porque este último fue convocado por Los Abuelos de la Nada. Gustavo y Zeta siguieron juntos y conocieron a Carlos Ficicchia, hijo del conocido baterista de jazz Tito Alberti, de quién tomaría el apellido artístico para convertirse en Charly Alberti.

Con fuerte influencia del grupo inglés The Police, empezaron a ensayar como trío bajo el nombre de Los Estereotipos, hasta que en diciembre de 1982 se presentaron ya como Soda Stéreo, en el cumpleaños de un amigo. Nacía así la banda que dominaría la escena musical latinoamericana en los siguientes 25 años. Tocaron por primera vez en público en julio de 1983, en la discoteca Airborn del barrio de Núñez, y pronto empezaron a recorrer el circuito under de pubs y boliches como el Café Einstein y el Bar Zero, donde compartían escenario con Virus, Los Twist y Sumo.

En el mundo empezaba el reinado de Michael Jackson y en la Argentina, Charly García les mostraba el camino a todos desde “Clics modernos”, su segundo disco solista. Aparecen los videoclips y Soda decide producir uno para su tema “Dietético”, que empieza a verse en programas como Música Total. En 1984 graban el primer disco con la producción de Federico Moura, cantante de Virus. Empiezan a sonar canciones como “Jet set” y “Sobredosis de TV”. Al año siguiente graban su segundo álbum “Nada personal” y en abril de 1986 lo presentan llenando cuatro veces Obras y saliendo de gira por el interior. Así llegan a Tucumán por primera vez y dan un concierto memorable en el club Villa Luján. Temas como “Juego de seducción”, “Cuando pase el temblor” y el que da título al disco ya son hits que suenan en las radios FM, recién aparecidas.

A fines del 86 graban su tercer trabajo, “Signos” que fue el primero del rock argentino en editarse como compact disc (desde entonces, sólo CD). Contiene dos de los mayores hits del grupo: “Prófugos” y “Persiana americana”. El grupo empieza a ser masivo y sale a girar por Latinoamérica, con un éxito singular especialmente en Chile luego de su actuación consagratoria en febrero de 1987 en el Festival de Viña del Mar. A partir de allí se desata una verdadera “sodamanía” en el continente, donde darían multitudinarios conciertos y marcarían para siempre al rock latino con su influencia sobre cientos de bandas que imitaban su estilo.

También son profetas en su tierra. En 1988 graban “Doble vida” y recorren el país con más de 30 conciertos. Llega “Canción animal”, en 1990, con el súper hit “De música ligera”, que significa la consagración definitiva como la banda más importante de rock del continente. Llenan 14 veces el Teatro Gran Rex de Buenos Aires cerrando su “Gira animal”, y el 14 de diciembre de 1991 reúnen a 250.000 personas en la Avenida 9 de Julio, solo para verlos a ellos.

“Dynamo”, en 1992, y “Sueño Stéreo”, en 1995, completarían los siete discos de estudio de Soda y, luego de un período de silencio y diferencias artísticas, llegaría la despedida en 1997 con “El último concierto” en el estadio de River Plate, donde Gustavo pronunció su inolvidable “Gracias totales”, estirando el final de “Música ligera”. Luego volverían en 2007 para una única gira despedida que se llamó “Me verás volver”, y de la cual se editó un valioso registro en vivo.

Cerati fue el cantante, guitarrista y líder absoluto del trío. Si bien es importante el aporte musical de Zeta en el bajo y Charly Alberti en la batería, Soda fue Gustavo. Su voz, su talento y su carisma sobre el escenario fueron fundamentales para el éxito arrollador que consiguieron. Es el autor de todas las canciones de la banda, la mayoría en soledad y unas pocas en colaboración con Zeta y Charly. Solo dos canciones, de las más de 70 que grabaron, no fueron de su autoría. Son “Trátame suavemente” y “Cae el sol”, ambas de Daniel Melero.

Ese talento inagotable se confirmaría también en sus cinco discos solistas, que fueron de menor a mayor, desde “Amor amarillo”, en 1993, hasta “Fuerza natural”, su último trabajo en 2009, con joyas como “Cactus” y “Tracción a sangre”, que conmueven por su simpleza y potencia. Luego, una fatídica noche de 2010 en Venezuela, al finalizar un concierto, un accidente cerebro vascular apagaría su talento para siempre y lo llevaría a la muerte cuatro años más tarde, el 4 de septiembre de 2014.

Gustavo Cerati es uno de los artistas más grandes del rock argentino, en tiempo presente, porque sus canciones siguen acá, entre nosotros, sonando como la mejor banda de sonido de nuestras vidas.

Comentarios