Cartas de lectores

15 Jul 2017
1

Acerca de las PASO

En mis jóvenes 80 años nunca escuché a tantos candidatos a ocupar bancas legislativas como escucho ahora, en la campaña para las PASO. En esta campaña se emplearán millones de pesos, dinero que se debería invertir en obras mucho más importantes que estas elecciones innecesarias, que son una campaña de insultos, de acusaciones cruzadas en las que se usa hasta un lenguaje impropio, lleno de agresividad, de gente que aspira ocupar cargos que en teoría deberían beneficiar al pueblo y a la provincia, a muchos azotados por la pobreza, a los que les prometieron trabajo digno para una vida mejor. Ninguno explica qué obras se necesitan para mejorar la triste y deplorable imagen que como ciudad ofrece nuestra querida Tucumán. Sólo ansían llegar a una banca para engordar sus bolsillos y el de sus familias. Ojalá algún día aprendamos a votar para el país y no para los políticos ansiosos de dinero.

Juan Carlos Monasterio

Pasaje Luis Beltrán 1.452

San Miguel de Tucumán


Ley pareja y rigurosa

Días atrás la Cámara Federal de Tucumán ordenó la suspensión inmediata de las actividades del complejo minero Bajo la Alumbrera hasta que se realicen peritaciones sobre contaminación y la compañía acredite “haber contratado” un seguro que cubra los posibles daños generados en la zona donde se centró la demanda... Ley pareja no es rigurosa: por ello la ciudadanía debería solicitar a la Cámara Federal que actúe con la misma celeridad con los ingenios, citrícolas y papeleras de Tucumán para que garanticen poseer el mismo seguro ambiental que cubra los daños generados anualmente por sus actividades. No se cuestiona la eventual legalidad de la medida ya que todas las empresas que tienen procesos industriales con consecuencias ambientales deberían ser monitoreadas con mayor intensidad. Lamentablemente siempre el medio ambiente ha sido la moneda de vuelto de las negociaciones del triángulo entre empresas, gobierno y sindicatos. A modo de ejemplo, cerrar un ingenio por falta de cumplimiento de normas ambientales tiene graves consecuencias sociales y políticas de inmediato impacto. Cientos de alumnos tucumanos románticamente han entonado canciones de orgullo de los ingenios por décadas sin saber que semejante mole industrial fue hipotecando lentamente el entorno ambiental de sus pueblos de manera irreversible con sus “aguas malas”. ¿ Acaso estas enormes industrias y las flamantes que ahora tienen vía libre para exportar cítricos no deberían ser las primeras en tener su “seguro ambiental” que garantizara una cobertura por contaminación? ¿Qué mecanismos estrictos de auditoría ambiental existen para ello? Hoy más que nunca el medio ambiente debe primar en todas las negociaciones empresariales, no como cotillón de fiesta sino como política a largo plazo para garantizar un futuro sustentable a las generaciones que nos sobrevivirán.

Alejandro Báscolo

[email protected]


Ingresos brutos

Según nuestro gobernador, es imposible reducir el impuesto de Ingresos Brutos, pues representa un 70 % de la recaudación provincial. No soy un experto en economía, pero sé que, así como hay una curva con un máximo de beneficio para un precio determinado –es decir, que el beneficio no crece indefinidamente con el precio-, también hay una curva semejante para el ingreso en función de cada impuesto. Una tasa alta de Ingresos Brutos lleva a que la gente se anime a evadir; gran parte de las transacciones se terminan haciendo en negro y el Estado provincial pierde la recaudación correspondiente. Además, ese impuesto ahuyenta a posibles inversores. Pero hay otro aspecto, el ético: Ingresos Brutos es un impuesto distorsivo, un impuesto a la decisión de arriesgar patrimonio personal y tiempo de esfuerzo para producir un bien o un servicio útil a la sociedad. Se trata de un impuesto a la voluntad de ganarse la vida honestamente y un impuesto semejante puede equipararse a un robo. El argumento de nuestro gobernador es semejante al de un ladrón que se justificará diciendo que el 70 % de sus ingresos lo obtiene robando. ¿Qué deberíamos contestarle?

Ricardo Roberto Manai

Belgrano 63

Tafí Viejo


Rastras cañeras

Otro accidente más y van... En la madrugada del jueves, a la altura de la localidad de Manuela Pedraza, se produjo un nuevo accidente con una rastra cañera, que con un viejo tractor y tres carros cañeros en deplorable estado de conservación circulaba a muy baja velocidad y en medio de la niebla, aproximadamente a las 4.30. Un camión de transporte de azúcar la llevó por delante, destrozando totalmente un camión de última generación. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar la circulación de tractores a baja velocidad y por rutas nacionales? Más aún, no deberían hacerlo por las noches ni mucho menos en época de vacaciones. Los tucumanos tenemos todos los “peajes truchos” disfrazados de controles policiales (que no controlan nada) y que sólo están para recaudar vaya a saber para quién. Pido a los funcionarios que corresponda que tomen cartas en el asunto, ya que las unidades que no cuentan con la más mínima documentación y condiciones para circular lo hacen poniendo en riesgo bienes materiales y la vida de las personas.

Manuel Fernández

Rivadavia 500

Lules


La decisión de Pepsico

Resulta emblemática la decisión de Pepsico para “solucionar” el conflicto laboral basado en las “razones logísticas” de la empresa que le llevan a trasladar a Mar del Plata su planta industrial de Vicente López. El despido, en cualquiera de sus formas, es un recurso que se viene aplicando desde hace tiempo a lo largo y ancho del país. No basta cumplir viejos paradigmas legales como la indemnización y otras normas que regulan la materia. Nada termina ni “se perfecciona” para el despedido, en un mero acto legal, formal, etcétera. Comienza su padecimiento no escrito, no formalizado, no normado, que se plasma en la certeza de que al terminarse sus recursos al ser separado de su trabajo, no podrá satisfacer las necesidades básicas de subsistencia propias y de su familia. Deberá fatigarse en extremo para ser, nuevamente, “absorbido por el medio” como fuerza de intercambio. ¿Y mientras tanto? ¿El Gobierno tiene previstas las ocupaciones genuinas para contener tamaña demanda laboral ? ¿O creará, quizás, como solución, actividades que parecen ser trabajos pero que no sirven para elaborar bienes económicos, demandables, apetecibles, útiles y, por tanto, no intercambiables en el mercado? Durante los reclamos en la planta cerrada podía apreciarse la presencia de políticos que están y otros que estuvieron en el ruedo. Unos con semblantes que reflejaban la genuina preocupación por lo que estaba ocurriendo y otros con reconocida inexpresión pero, claro está, siempre frente a las cámaras de los medios. Sinceramente, esperaba que todos los asistentes a las protestas gritaran al unísono un nombre emblemático. No ocurrió. La protesta fue genuina, la bronca surgía de lo más recóndito de sus vísceras y la impotencia llevó a algunos a cometer actos violentos, punibles. ¿Será que se terminó la razón?

José René Iovane

[email protected]


El parque Guillermina

Nuestro preciado Parque Guillermina se encuentra en su parte de atrás, sobre avenida Leston de Guzmán, arrodillado ambientalmente; es impresionante el vaciadero a cielo abierto que hace gala de un abandono total desde hace mucho tiempo a la fecha; olores nauseabundos, mosquitos, ratas y otros vectores contaminantes proliferan en este espacio que se muestra en un estado de mendicidad total. Como si esto fuese lo mínimo, existe un aserradero a orillas del camino de sirga que contrata carros a tracción de sangre para que tiren aserrín dentro del predio, luego proceden a quemarlo y de esa forma literalmente “fumigar” a vecinos del Barrio ATEP 2 y otros colindantes. ¿Por qué se descuida de esta forma? Limpian adelante sobre Mate de Luna y atrás es un desastre. Señor intendente de San Miguel de Tucumán, por favor, lléguese por el lugar y verifique con sus propios ojos lo que ahí sucede. El director de Obras Públicas de la Municipalidad cree que con usar la “escoba loca” ya soluciona los temas ambientales, pero el tema ambiental es mucho más profundo y complejo. Les recordamos que la parte de atrás del predio también es parque, y que se lo debe cuidar y mantener limpio. Pedimos a los funcionarios municipales que brinden un poco de dignidad a todos los tucumanos, a los vecinos de la zona, que deben soportar los malos olores, la quema continua de los basurales y todo maltrato al medio ambiente.

Pedro Martínez

Víctor Hugo Guardia

[email protected]


Amistad

“Cristóbal volvió a su casa, y al atravesar las calles de París, por entre la multitud, no veía ni oía nada; sus sentidos se hallaban cerrados a cuanto lo rodeaba. Era como un lago separado del resto del mundo por un círculo de montañas. No se notaba en él el menor soplo, el menor ruido, ni la menor perturbación. Todo era paz. Allá en su interior se repetía: -¡Tengo un amigo!”. Así concluía Romain Rolland, premio Nobel de literatura, el tomo uno de su obra “Juan Cristóbal”, cuando el personaje descubre la existencia –y tenencia- de un amigo. Amigos nuevos, viejos amigos, amigos que tuve, ex amigos, amigos de antes, amigos de ahora, grandes amigos, amigos de hierro, amigos de mierda, amigos de siempre, amigos perdidos, amigos confidentes, infidentes amigos, amigos a medias, amigos de lujo, amigos leales, amigos letales, amigos olvidados, inolvidable amigo. Tantos rostros, tanta precisión y tanta generalidad puede vivirse en torno a la amistad. Amigo es el nombre, la amistad es la práctica. Qué será eso de “hacer amigos”. Será acaso compartir; será lo que el otro tiene, lo que uno le pone, lo que uno le saca. Alguien para decirle lo que nunca le dijo o lo que siempre le dice; alguien que escucha, alguien que habla. La amistad es amor desexualizado, dicen los psicoanalistas, cuándo no... ¿Y cuándo sí? Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo –dice la canción-. Es decir, el amigo pasa a ser el espacio vacío. ¿Ud. fue amigo alguna vez de un espacio vacío? A veces, entonces, somos amigos de lo que hay y otras, de lo que queda. ¿Y los amigos totales y para siempre? ¡Cuántos brindis por esta hermosa utopía! Qué bella es la reciprocidad: aquello de que la única vez que miro a un amigo de arriba abajo es para ayudarlo a levantarse. Con cada “hola” averiguar si el amigo está para mí y yo para él. Vamos a tomar un café, es decir, vamos juntos a hacer lo mismo, que en algo coincidamos para que podamos disentir. Y aunque el tango “Yira, yira” dice que no pidas nunca una mano, ni una ayuda ni un favor, cuando sí recibas de un amigo dale las gracias: te dio porque quiso no porque debía. Acto claramente superior. Y por qué estaremos hablando de la amistad si todavía falta para el Día del Amigo. Y por qué no: después de todo el tema es tan importante que lo podemos celebrar dos veces. Buenos días.

Osvaldo Aiziczon

[email protected]

Comentarios