El ladrillo vuelve a considerarse “una inversión confiable”

Ya se habla de una resurrección del usuario

10 Jul 2017
1

Los créditos hipotecarios para la compraventa de vivienda a estrenar y usada y las líneas de financiamiento con la modalidad de pozo le darán dinamismo a la industria de los desarrollos inmobiliarios. Así lo señalaron distintos empresarios del sector consultados por Télam.

“El segundo semestre estará signado por un mercado inmobiliario activo y mostrará signos de vitalidad y recuperación en todos sus subproductos”, afirmó el director ejecutivo de la constructora Comasa, Bruno Martino, quien destacó que las exenciones del impuesto a los Ingresos Brutos, tanto en la ciudad como en la provincia de Buenos Aires, fueron muy auspiciosas y lograron que comiencen a bajar las tasas de préstamos hipotecarios y los valores de las cuotas.

“Hay una resurrección del usuario final, y esto generó un incremento en la demanda de unidades de dos y tres ambientes”, enfatizó.

Asimismo señaló: “esto provocará que en los próximos productos que se lancen al mercado, los desarrolladores dejemos de poner el foco en el inversor y volvamos a construir departamentos más grandes”.

Por su parte, el director ejecutivo de Global Investments, Hernán Nucifora, dijo que el primer semestre del año provocó un cambio en la manera de entender el mercado. “Desde el nacimiento del cepo cambiario en 2009, el motor casi excluyente del mercado fue el inversor en edificios construidos desde el pozo y a través de fideicomisos inmobiliarios”, señaló.

En cambio subrayó que hoy día, estas unidades son las que se están vendiendo a través de las distintas líneas de crédito hipotecario provocando un éxito de ventas en edificios usados y a estrenar y una baja en la venta de las unidades en pozo. “Creemos que esta tendencia se irá revirtiendo durante la segunda etapa del año con el acomodamiento de las variables y las elecciones de medio término”, señaló Nucifora.

En dólares

En tanto, la directora comercial de la constructora y desarrolladora Criba, Graciana Calcavecchia, afirmó que el mercado inmobiliario fue acomodándose paulatinamente a lo largo del año, validando precios de venta acordes al costo de construcción en dólares que viene en alza desde hace unos meses. “Esto permitió volver a posicionar a los ladrillos como una inversión confiable ante los fondos del blanqueo que se liberaron desde marzo”, sostuvo. Y agregó: “es importante tener en cuenta que estamos ante una demanda que generará gran impulso de obras y de ventas de inmuebles”.

Por su lado, Alberto Fernández Prieto, presidente de la desarrolladora homónima, a quien le tocó vivir las diferentes etapas de la economía en los últimas 40 años, consideró que es preciso construir un mercado a largo plazo en donde la demanda sea protagonista. “El repunte de ventas en las unidades construidas es positivo. Pero lo que genera realmente empleo, dinamismo en la economía y baja en el déficit habitacional son las nuevas obras. Es por eso que junto al sector financiero y el Gobierno hay que seguir trabajando en la implementación de los créditos en las obras en pozo, especialmente en el segmento medio de la población, que es el verdadero usuario final del segmento residencial”, dijo.

En ese sentido, el director ejecutivo de Portland, Gustavo Menayed, indicó que el segmento medio es la materia pendiente. “Es hacia donde estamos apuntando al momento de comprar tierra y pensar los nuevos productos para los años que se vienen”, dijo. No obstante, remarcó: “al momento de analizar el mercado en su conjunto hay que destacar que la Argentina tiene un segmento ABC1 consolidado y seguirá en constante movimiento”.

Comentarios