La enseñanza del portugués en el secundario

08 Jul 2017

Aprender otro idioma no sólo es útil para comunicarse cuando se viaja, sino también para orientar mejor a un turista que hable esa lengua. No sólo enriquece culturalmente a una persona, sino que le proporciona otros beneficios. También permite adquirir una mayor plasticidad cerebral porque mejora la concentración, favorece la capacidad del trabajador y es en conjunto una gimnasia cerebral que retrasa el envejecimiento y el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer. Los chicos bilingües realizan mejor las tareas que implican creatividad y capacidad de resolución de problemas, según una investigación publicada en el International Journal of Bilingualism.

El jueves, alumnos de la Escuela Normal de Lenguas Vivas “Juan Bautista Alberdi” expresaron públicamente su preocupación por la posible desaparición de la asignatura Portugués que dicta en la institución desde 1999. “El nivel al que acceden los chicos es de muy buena calidad. Por eso, desde 2011 hay un expediente en el Ministerio de Educación en el que se pide que haya horas genuinas de portugués. Hasta ahora cubrimos esas horas las docentes de francés que también sabemos portugués. Pero ya es tiempo de reconocer oficialmente ese espacio”, dijo una de las profesoras que enseña esa materia y está a punto de jubilarse. La información fue corroborada por la rectora del establecimiento, para quien se trata solamente de un trámite administrativo. “Son 42 horas para cubrir”, dijo.

Según informamos, si ello finalmente se hiciese realidad, también se resolvería otro inconveniente para quienes estudian la carrera de profesorado de Portugués, que están a punto de recibirse y están preocupados por su futuro laboral. La carrera se abrió en 2014, después de que en diciembre de 2008 se aprobó la ley 26.468, que establece la obligatoriedad de la enseñanza del idioma portugués en el nivel secundario en todo el país.

La creación del Mercosur surgió como respuesta a la consolidación de grandes espacios económicos en el mundo y a la necesidad de lograr una adecuada inserción internacional; entró en vigencia el 15 de diciembre de 1995. En ese marco de integración, y por ser el único país de América Latina y del bloque, de habla portuguesa, el Congreso de Brasil sancionó por ley en 2005 la obligatoriedad de enseñar el español en todos los establecimientos primarios y secundarios, consciente de que el idioma no debía ser una barrera entre las naciones. En 2008, el Senado Nacional aprobó la ley 26.468 que establece la obligatoriedad de la enseñanza del portugués en los colegios secundarios de todo el país, en una materia que iba a ser optativa. Se anunció en la ocasión que el Instituto de Formación Docente iba a instrumentar un plan plurianual para capacitar profesores que dictarían los cursos; el plan debía alcanzar a todo el país en 2016. La ministra de Educación de Tucumán dijo entonces que la incorporación de la enseñanza del idioma sería progresiva en el secundario.

Cientos de tucumanos viajan anualmente a ese país a gozar de sus playas y de su cultura durante las vacaciones. En mayo pasado, el gobernador, que preside además el Zicosur, viajó a Brasil para estrechar vínculos comerciales que podrían favorecer la inserción activa de la provincia en el Mercosur.

Han transcurrido nueve años desde entonces y en Tucumán prácticamente nada se ha hecho en la enseñanza del portugués, y lo poco que tenemos corre el riesgo de perderse. Parece un contrasentido que aspiremos a tener relaciones con Brasil, y no sepamos su lengua, que es esencial para el entendimiento de los pueblos.

Comentarios