“Tucumán tiene vida literaria propia y de mucha calidad”

Antes de presentarse en el Festival Internacional de Literatura, la poetisa Alicia Genovese se dio tiempo para visitar Amaicha del Valle.

07 Jul 2017

Cardones, arena, piedras, casitas lejanas, y el polvo seco que se levanta cada vez que pasa un vehículo por los caminos de tierra de Amaicha del Valle. Deslumbrada por ese paisaje majestuoso, Alicia Genovese disfrutó ayer de pasear por la plaza del pueblo y se dio tiempo para llegar hasta la caída de agua cristalina y helada camino al dique Los Zazos.

La escritora, nacida en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, admitió que le deslumbra el paisaje seco de los Valles. “Es como desolado y a la vez lleno de vitalidad”, comentó ayer al mediodía, por vía telefónica, en una pausa del recorrido. Incluso reconoció que puede resultar disparador para un trabajo literario. “Uno nunca sabe... Siempre hay algún móvil; si hay algo que te gusta mucho, evidentemente en algún momento se va a manifestar”, sostuvo.

Durante el paseo llegó hasta una cascada en la zona conocida como El Ramate. También se dio tiempo para bajar del vehículo y caminar un poco. “Estaba buscando desierto y me encantó, porque pude caminar un poco y creo que tiene una energía especial, con esa caída de agua en medio de la nada -detalló-; es una zona que transmite mucha energía”.

Genovese es una de las referentes de la poesía argentina contemporánea. Residió cinco años en Estados Unidos, donde se doctoró en Literatura Latinoamericana en la Universidad de Florida. La autora coordina seminarios y talleres de poesía en la Patagonia, organizados por la Fundación Antorchas, y en la Casa de la Poesía de Buenos Aires y en Casa de Letras, entre otros lugares. El miércoles, al llegar a Tucumán, dictó un taller en la sede de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán.

Descansó y ayer al amanecer partió en una combi hacia los Valles. En Amaicha se dio tiempo para visitar un local de venta de artesanías. Genovese buscaba un recuerdo de lugar y se decidió por comprar una máscara hecha por artesanos. “En la puerta del local había una mujer sentadita y callada -recordó-; esa señora me dijo que la máscara que había elegido representa a la Pachamama y también me recomendó que la pusiera en la puerta de mi casa y que eso va a traer prosperidad. La elegí porque me pareció que es una imagen que transmite mucha paz, son esas cosas que uno encuentra en los viajes. Si viviera en Tucumán me instalaría aquí o vendría muy seguido”, resaltó.

De los ocho libros de poesía publicados por Genovese, uno de los que más satisfacciones le dio fue “Aguas” (2013). “La primera vez que vine a Tucumán, leí dos poemas inéditos que tuvieron mucha repercusión y después fueron publicados en ese libro -precisó-; por eso esta vez también voy a leer otros dos poemas inéditos; como si fuera un ritual”.

Los invitados

“Para mí es un gusto venir, porque la gente que organiza el Festival de Literatura hace todo con mucha garra, todo a pulmón y lo hacen muy bien”, respondió sobre las expectativas respecto del encuentro literario que llega en esta oportunidad a la tercera edición.

En 1999, Genovese obtuvo la beca a la creación del Fondo Nacional de las Artes y en 2002 recibió la beca John S. Guggenheim. “Aquí en Tucumán hay unos invitados de lujo”, remarcó.

Antes de subir a la combi para seguir a otro punto del territorio calchaquí la escritora recordó que debía bajar a tiempo para la apertura oficial del Festival en la sede del Museo de la Universidad Nacional de Tucumán (MUNT). En ese edificio, Genovese tenía previsto leer dos poemas de su autoría que están inéditos. Sin embargo, anticipó que esas dos creaciones serán publicadas en un libro titulado “La línea del desierto”.

Antes de emprender el regreso a la ciudad, la autora bonaerense analizó la producción local. “Tucumán tiene su vida literaria propia, de mucha calidad -dijo-; me llevaré varios libros, porque es un lugar muy vital del interior del país como lo son Córdoba, Rosario y algún otro punto de la Patagonia”.

Comentarios