Consejos para mejorar las finanzas personales y llegar a fin de mes más tranquilo

Cinco claves que pueden ayudar a ordenar los gastos e, incluso, darse algunos gustos.

06 Jul 2017
2

DOLOR DE CABEZA. Algunas familias no pueden llegar a fin de mes. IMAGEN ILUSTRATIVA

Para hacerle frente a todos los gatos es fundamental elaborar un plan mensual para controlarlos. Todo indica que julio será complicado para los bolsillos: se están produciendo una serie de aumentos que van a impactar en la inflación.

Las subas de precios no se toman vacaciones de invierno: todos los aumentos que llegan en julio

Las subas de precios no se toman vacaciones de invierno: todos los aumentos que llegan en julio

En este contexto, es importante es ordenar nuestras cuentas. Y para quien está acostumbrado a llegar siempre a final de mes con lo justo, quizás estos tips, publicados por el sitio economico "Mi presupuesto familiar", te puedan ayudar.



Consejos para mejorar las finanzas personales 

1- Controlar las deudas. Con la multiplicación de las promociones, descuentos y planes sin interés, es muy fácil sobrecargar las tarjetas de crédito y después tener problemas para pagar.

La suma de todas las cuotas que tenemos que enfrentar por mes (tarjetas, préstamos personales, créditos hipotecarios u otras deudas) no tiene que superar el 30% de nuestros ingresos. Y si es menos, mejor.

2- Reducir los costos financieros innecesarios. El uso de herramientas financieras llevan muchas veces a acumular gastos asociados que podríamos reducir.

Préstamos. Elegir los que tengan el Costo Financiero Total más bajo.

Tarjetas de crédito. Evitar el pago mínimo ya que el saldo que se financia tiene un altísimo costo y, si esta conducta se repite todos los meses, se puede transformar en una “bola de nieve” en la cual los intereses sean mayores que el monto inicial adeudado. Prestar atención a los gastos administrativos y la renovación anual; conviene quedarse con uno o dos plásticos para no multiplicar estos costos.

Cuentas bancarias.
Al elegir el banco hay que tener en cuenta los gastos de mantenimiento de las cuentas. Esta es otra razón para concentrar y trabajar con una sola entidad.

Cuentas corrientes. El uso del giro en descubierto (o adelanto en cuenta corriente) sólo debería estar reservado a situaciones excepcionales pues la tasa de interés que se cobra por estos adelantos es muy alta.

Impuestos y seguros. Los gastos de bancos y tarjetas están sujetos a impuestos (IVA y Sellos) y, en general, la financiación en cuotas incluye un seguro de vida. Estos son costos que también se suman y hay que considerar al financiar las compras.

3- Reservar para imprevistos. Un hábito muy saludable es separar a principios de mes una parte de lo que cobramos para afrontar cualquier gasto extra que tengamos que hacer. Los imprevistos son más habituales de lo que uno cree: gastos médicos, arreglo del auto, un electrodoméstico que se daña, y la lista sigue.

Un buen porcentaje sería destinar un 10% de los ingresos para este fin (aunque todo depende de cada situación). Si en un mes no se utiliza, se suma al mes siguiente.

4- Empezar a ahorrar. Una forma de aprender a vivir con menos dinero por mes es ponerse una meta de ahorro mensual (además del dinero para imprevistos), por mínima que sea (2, 3, 5 o 10% de los ingresos, o lo que se pueda).

Para poder cumplirla, hay que colocar el dinero en un lugar donde no lo usemos: un plazo fijo, alguna colocación bursátil, o una cuenta bancaria separada a la que usamos habitualmente. Este hábito también nos introducirá en la cultura de la inversión.

5- Guardar para darse un gusto. Además de prever los gastos que necesitamos, es bueno destinar algún monto para darnos “algún gusto”. Esto evita caer en tentaciones que nos puedan desequilibrar los números.

Comentarios