El día que un hincha de San Martín murió de emoción en la cancha

El partido en el que ocurrió fue en 1932, contra el conjunto de All Boys.

03 Jul 2017
1

El partido atraía todas las miradas. Se enfrentaban, por el torneo Competencia de 1932, San Martín y el conjunto de All Boys. El encuentro se jugó en el campo deportivo de Atlético, ya que por la disposición que tenía el certamen se jugaba en campo neutral. Ambos equipos se habían enfrentado previamente sin haber podido completar el partido que empataron en un gol. Por ello, aquel 19 de junio de 1932 jugaron nuevamente para alcanzar una plaza en las semifinales del Competencia.

Era el único encuentro de la jornada. Poco antes de las 15 dio comienzo. Tras 20 minutos de juego parejo el santo abrió el marcador por medio de Taritolay. Los hinchas festejaron. A los 32 tras un rebote, Zóttola con un tiro esquinado puso el partido dos a cero. El santo estaba imparable. A los 40 una mano de Michal en el área fue detectada por el árbitro, que cobró la pena máxima. El tiro de los 12 pasos fue desviado por Cuello, y corner para los albirrojos. Desde la esquina “centreó” Zóttola, y Taritolay puso las cosas 3 a 0. Y no había terminado el primer tiempo.

Un momento triste

Detengámonos en el relato del partido porque en ese momento la noticia nos llevaba a las tribunas del ganador.

La algarabía desbordaba a los hinchas. Tras el tercer tanto corrió por el estadio una noticia ingrata que puso en el ambiente la nota triste. Un aficionado, Ricardo Hipólito Mansilla, hincha de ley de los “santos”, embargado por la emoción que provocó en su íntimo la nueva ventaja de su equipo favorito y mientras aplaudía con entusiasmo sufrió un síncope cardíaco que provocó su muerte instantánea.

El cronista señalaba: murió en su ley voceando hasta el último momento el nombre de su equipo predilecto, que en una tarde de sol brillante como la de ayer, sumaba en su haber un triunfo rotundo y bien trabajado.

Nuestro diario se hizo eco de su muerte, e informó que contaba con 38 años y que dejaba una madre anciana discapacitada y tres hermanos, con quienes compartía su humilde vivienda, que se vio inundada de dolor y llanto.

Pese al duro momento que generó la muerte, el encuentro siguió.

Volviendo a las incidencias del juego sabemos que a un minuto del final del primer tiempo el santo marcó el cuarto gol. El segundo tiempo fue un trámite con el dominio santo y algunas arremetidas del equipo gallego que no pudo descontar. San Martín alcanzaba las semifinales del certamen con una goleada 4 a 0 a quien se coronaría campeón del Anual de aquel año, pero con el dolor del pueblo santo de haber perdido a uno de sus miembros.

Torneo Competencia

El torneo Competencia, que se jugaba al finalizar la primera rueda del Anual y era por simple eliminación servía para introducir nuevas figuras en los clubes junto con otras de renombre y afianzadas en las lides cotidianas del fútbol tucumano.

De tal manera que el equipo de La Ciudadela se sumaba a los otros tres clasificados: Central Norte, Bomberos y Atlético.

Hacia la final

El camino hacia la final puso frente a frente a santos y decanos.

Central Norte dio cuenta rápidamente de Bomberos al cual derrotó 2 a 0 y se clasificó para la definición del torneo.

Sin embargo la otra semifinal se extendió por dos encuentros, el primero terminó en un discreto 2 a 2 y se jugó en el campo de All Boys, que se ubicaba sobre la avenida Benjamín Aráoz. Fue un encuentro con pocas jugadas para destacar y con dominios parejos por parte de ambas escuadra. A la semana siguiente en el mismo escenario se volvieron a ver las caras. Las acciones fueron parejas hasta que a los 43 minutos del primer tiempo los decanos marcaron el único gol del partido y la llave a la final. El tanto fue convertido por Macías, que aprovechó un descuido del golero Cesarini que salió tarde y envió la pelota al fondo de la red.

El cierre del torneo

El cierre del campeonato se jugó en el campo deportivo de los “boys”. El estadio estaba colmado. A las 15.10 se puso en marcha el balón.

El primer tiempo tuvo acciones cambiantes sin que el resultado se altere. Hubo que esperar hasta los 19 del segundo tiempo para que los ferroviarios abrieran el marcador. Con ese 1 a 0 terminó el encuentro y el campeonato se fue para las vitrinas de Central Norte.

Sobre el campeón nuestra crónica resaltaba: como en tantos años de exitosas actuaciones la vieja y siempre prestigiosa escuadra de los cuervos hizo estremecer de emoción a muchos aficionados, que corearon el nombre del club como un mensaje grato de salutación a los triunfadores. Además el cronista destacaba: quedó cerrado el pleito, ganado con toda justicia por la escuadra de Central Norte, que ciñe en su desempeño el título de primer campeón del año en la Federación Tucumana.

All Boys se llevó el título de campeón Anual en 1932 y en 1933. Mientras que para santos y decanos esos años fueron de sequía. Los blanquiceleste obtuvieron el primer Competencia en 1926 y esperaron hasta 1939 para obtenerlo nuevamente. Los albirrojos se llevaron los certámenes de 1921 y 1922 y esperaron 14 años para tenerlo nuevamente. Pero los dos son los clubes más ganadores del Competencia con ocho veces cada uno.

Comentarios