Las FARC entregan sus últimas armas

La ONU recibe el 40% del material restante

21 Jun 2017
1

BOGOTÁ, Colombia.- La guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) empezó a entregar el último 40% de sus armas a Naciones Unidas en el marco del acuerdo de paz que suscribió con el gobierno colombiano en noviembre del año pasado.

El grupo ya entregó el 60% de las armas a la misión internacional que verifica el proceso de paz y el proceso de entrega del restante 40% durará una semana.

Para el 27 de junio está previsto un acto formal de terminación del desarme que se llevará a cabo en las afueras del municipio de Mesetas, en el departamento de Meta, en uno de los 26 campamentos donde están alojados los 6.800 miembros de las FARC.

Se prevé que a dicho acto acudirán el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, quienes firmaron la paz en Bogotá el 24 de noviembre de 2016.

El tramo final de la entrega de armas tendrá la supervisión del secretario general adjunto de Asuntos Políticos de las Naciones Unidas, Jeffrey Feltman, quien el lunes se reunió con Santos en el Palacio de Gobierno.

Otras armas, además de explosivos, están en alrededor de un millar de escondites cuya ubicación ya fue suministrada por las FARC a la Misión de Verificación de las Naciones Unidas, que espera tomar control de esos pertrechos antes de septiembre.

La tarea para recoger ese armamento conlleva dificultades porque muchos de los escondites están en terrenos de difícil acceso y se requiere de coordenadas exactas para ubicarlos.

Una senda con dificultades

Feltman dijo que en la implementación del proceso de paz se toparon con dificultades, pero elogió la voluntad de las partes para superarlas y continuar con el cronograma acordado.

“Sabemos que han enfrentado algunos retos y algunos desafíos en la implementación de este proceso, que le puso fin a un conflicto de más de 50 años. Pero hemos visto con muy buenos ojos la manera en la que han superado esos obstáculos”, dijo Feltman. “Naciones Unidas ha estado involucrada en muchos procesos y aunque cada uno tiene sus particularidades, debemos reconocer el compromiso del Gobierno y los avances que se han hecho”, agregó.

Los plazos del cronograma para implementar el acuerdo de paz han tenido que modificarse varias veces, aunque las partes han coincidido en que se trata de algo normal por la complejidad del proceso que busca acabar con 53 años de confrontación.

Por ejemplo, todos los miembros de las FARC tenían que estar concentrados a más tardar el 31 de diciembre en los 26 campamentos, pero esa fase se cumplió a mediados de febrero, pues el Gobierno no concluyó a tiempo las adecuaciones de los servicios de salud, electricidad y agua potable en esos lugares.

El proceso de desarme debía culminar el 30 de mayo, pero las partes decidieron que la última fase de entrega de armas comenzaría a partir de este 20 de junio.

Tras la entrega de armas, los miembros de las FARC pasarán a la etapa de desmovilización y de sometimiento a una Jurisdicción Especial de Paz para solucionar sus problemas con la Justicia, en una fase que tardará varios meses. (DPA)

Comentarios