Campesinos paraguayos reclaman justicia a cinco años de la Masacre de Curuguaty

La muerte de 17 personas, entre civiles y policías, desencadenó la destitución de Lugo Según el Congreso Democrático del Pueblo, no hay pruebas contra los condenados por el desalojo de las tierras de Marina Cué

15 Junio 2017

ASUNCIÓN.- Familiares de los presos por la masacre de Curuguaty se encadenaron de forma simbólica frente al Palacio de Justicia, como parte de los actos de la vigilia que llevan desde hace tres días.

El Congreso Democrático del Pueblo (CDP) realizó varios actos en el centro de Asunción, entre ellos una manifestación con carteles y pancartas con volanteada en los semáforos de la intersección de las calles Brasil y Luis Alberto de Herrera.

Publicidad

Las movilizaciones culminarán hoy, cuando se cumplan cinco años de la masacre por el desalojo en las tierras de Marina Cué, donde murieron 11 campesinos y seis policías en el 2012 (en lo que se conoce como la masacre de Curuguaty). Estos sangrientos hechos desencadenaron la destitución del entonces presidente de la República, Fernando Lugo.

Guillermina Kanonnikoff, una de las voceras del grupo, señaló que se encadenaron en forma simbólica esperando que se haga justicia con los presos.

Publicidad

Ella también dijo que van a recurrir a la justicia para rever lo que calificó como “las injustas condenas a los campesinos”; y alertó que si no son oídos en nuestros tribunales, recurrirán a instancias internacionales.

Para hoy están previstos varios actos también en la zona de Marinas Cué, según se informó.

Luis Flecha, vocero del CDP y miembro del Partido Paraguay Pyahura (PPP), indicó que llegaron a realizar varios actos en estos días de recordación para no dejar que la memoria de los caídos muera, enfatizando que la problemática de la lucha por la tierra no es solamente un problema del campesinado, sino que afecta al desarrollo nacional.

“Se cumplirán cinco años de la mayor masacre en nuestro país de la lucha por conquistar una tierra para el pueblo paraguayo. Consideramos que no hay que olvidar este acto, que sea ejemplo de resistencia y lucha en defensa de la soberanía”, indicó Flecha.

El dirigente hizo hincapié en que “no hay que olvidar que quienes condenaron a los campesinos son los verdaderos culpables de la masacre de Marina Cué, ya que los condenados la única culpa que tenían era de querer un pedazo de tierra”.

Lo importante para los partidarios del CDP es “demostrar y contar a todos sobre lo que ocurrió el 15 de junio de 2012”.

Las tierras de Marina Cué, según subrayan los que reclaman la libertad de los campesinos, “pertenece al Estado paraguayo y fue usurpada por la firma Campos Morombí, de la familia Riquelme, y son los que solicitaron la actuación policial que derivó en la masacre”.

Aquel procedimiento se ordenó desde el Ministerio del Interior, con Carlos Filizzola al frente, y cuando el comandante de la Policía era Paulino Rojas.

Comentarios