Video: así se hizo el locro más grande de Tucumán

El evento del colegio del Tulio, reconocido por su organización y su gran convocatoria en la provincia, recibió más de 6.000 personas en su establecimiento.

13 Junio 2017

Para los chicos de la secundaria la semana del colegio y la cena del último año suelen ser algunos de los eventos más importantes. Para los padres, en cambio, el festejo familiar más esperado suele ser el “locro” de la institución. Esta vez, los papás del colegio Tulio prepararon lo que ellos consideran como el locro más grande de Tucumán, con 4.400 litros.

Quienes lo organizaron, lo prepararon y lo sirvieron fueron los papás de los chicos que asisten al establecimiento. Entre ellos también hubo ex alumnos y fue la excusa perfecta para ser parte de la celebración, que tiene un único objetivo: un día de convivencia familiar.

Publicidad

Se trata de un evento multitudinario que cada año recibe más personas que desean pasar un momento junto a sus hijos, lo que a veces resulta difícil cuando no se encuentra el espacio o el tiempo para disfrutarlos. Son casi seis horas de espectáculos, juegos para los chicos, charlas y un plato principal único, regional y riquísimo: el locro.

La unión de padres del colegio del Tulio organizó y preparó lo que ellos consideran como el locro más grande de Tucumán, con 4.400 litros.

La organización

La comunicación: el evento se organiza con dos meses de antelación. La Unión de Padres de Familia (UPF) del colegio del Tulio se comunica con los delegados de cada curso para reclutar a los colaboradores.

Publicidad

Un día antes de que se realice el locro, empiezan a llegar los padres con guantes, cuchillos, delantales y tablas de picar para comenzar con el trabajo.

Los puestos de trabajo

1- Las picadoras (50 mamás) se reúnen en la tarde-noche del día anterior parar cortar todos los ingredientes. A este grupo se suman también quienes separan el resto de la comida que no se pica, pero que debe estar dentro del preparado, como los chorizos y los porotos.

2-Los preparadores, que colocan los tablones y mesas redondas en cada patio, las forran con papales y les ponen un número.

3-Los removedores (40 papás) que se encargan de revolver las 44 ollas de locro con un remo cada uno.

4-Los servidores (180 personas), que tienen un puesto y mesas definidas para que todos puedan comer al mismo tiempo.

5-Los cajeros, encargados de reclutar el dinero de cada puesto, cobrar lo que se vende y rendir todo el dinero al finalizar la reunión.

6- Miguel Galvez lleva más de 23 años haciendo el locro para miles de personas. Era de la unión de padres, su hijo era alumno del colegio del Tulio y ahora que nada de eso sucede, sigue asistiendo al ritual más importante del año de esa institución y dirige a los 40 papás que preparan la comida tan esperada por los concurrentes.

7-Las encargadas de los espectáculos, que están a cargo de convocar a artistas que quieran sumarse a la grilla gratuitamente y hacer pasar un lindo momento a los comensales. Arman la grilla, un orden cronológico y conducen los sorteos del día.

“Yo me encargo de supervisar que todo salga bien y sobre todo rico”, dijo Galvez a LA GACETA.

Objetivos

El objetivo principal es compartir con la familia. “La idea es que el locro se coma aquí, no que se compre y se lleve a la casa. Además de los salesianos, todos son bienvenidos a disfruta….”dijo el vicepresidente de la unión de padres del colegio del Tulio, Fabián Sosa,quien se encargó de llevar el control y ayudar en la organización general del evento.

Toda el dinero que se recauda está dirigida a arreglos y mejoras en la infraestructura del colegio. Con el locro del año pasado -contaron los papás- se pudieron hacer las salas nuevas de jardines de 4 y 5 años.

Los números más impactantes del banquete

-Para realizar 4.400 listros de locro usaron 44 ollas de 100 litros cada una.

-Se estima que asistieron 6.000 personas

-En una de las aulas del colegio se ordenaron siete hornos donde se calentaron 9.000 empanadas

-Se calcula que se consumieron 180 fardos de 6 gaseosas de 1 litro y medio. Son 1.620 litros de gaseosa.

-A los proveedores se les encargaron 600 mesas y 6.000 sillas

-Este año la donación de postres llegó a 400 unidades.

-Se utilizaron 3 patios completos para ordenar los tablones y distribuir a la gente









Tamaño texto
Comentarios