La Experimental proyecta casi 1,6 millón de toneladas de azúcar como producción máxima

El reporte de la institución confirmó las presunciones de ingenios y de cañeros acerca de los volúmenes de materia prima disponible. El rendimiento fabril en condiciones óptimas fue calculado en un 10,7%. De mínima se proyecta 1,34 millón de toneladas

27 May 2017
1

Las proyecciones efectuadas por la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) vinieron a confirmar las estimaciones que ingenios y cañeros vislumbraban: en esta zafra habrá menor cantidad de materia prima para moler y, por ende, una menor producción, comparado con lo que fue la temporada pasada. En efecto, la Experimental consideró que, como producción de máxima, esta zafra puede llegar a dejar casi 1,6 millón de toneladas de azúcar, con un volumen de 14,9 millones de materia prima. Además, la superficie neta cosechable total con caña de azúcar para Tucumán fue estimada en 269.530 hectáreas. Casi la mitad de esos cultivos se concentran históricamente en tres departamentos: Leales, Cruz Alta y Simoca.

El informe, elaborado por el jefe de la sección Caña de Azúcar de la Experimental Jorge Scandaliaris y el equipo de la sección Sensores Remotos y Satelital, subraya que el volumen global disponible de caña estaría en el orden de las 15,7 millones de toneladas. Sobre ese valor, se debe descontar casi 800.000 toneladas, que serán destinadas a semilla. En la presente temporada casi la mitad de los establecimientos fabriles ya comenzaron con el ciclo de molienda, con la esperanza de mejorar los niveles productivos y elaborar alcohol deshidratado, como una manera de diversificar la actividad.

En base a la producción en condiciones óptimas para el desenvolvimiento de la zafra se ha llegado a la cifra de 1,59 millón de toneladas de azúcar. En este aspecto, el rendimiento fabril proyectado es del 10,7%. Esto quiere decir que por cada 100 kilos de caña que se procese, se sacará 10,7 kilos de sacarosa (azúcar). Las estimaciones de la Estación Experimental están contempladas en la ley azucarera, con el fin de establecer los cupos de exportación que deben cumplir los ingenios y los cañeros.

Sin embargo, hay una pauta de mínima que está relacionada directamente con la posibilidad de que haya heladas y que el informe oficial la ha establecido en 1,34 millón de toneladas de azúcar. En este sentido, las autoridades advierten que hay que esperar para saber si las heladas generan algún tipo de consecuencias en los cultivos. Particularmente, este fenómeno climático suele darse entre el 20 de junio y el 31 de julio de cada año.

Retraso generalizado

Desde el punto de vista productivo, indica el reporte al que accedió LA GACETA, el ciclo vegetativo 2016/2017 tuvo dificultades al inicio del período de gran crecimiento de la caña de azúcar, durante diciembre y enero, debido al déficit hídrico que caracterizó a la zona azucarera de Tucumán y a las altas temperaturas que dominaron dicho período. “Esto ocasionó un retraso generalizado en el crecimiento de la caña de azúcar, especialmente en aquellas zonas donde el déficit fue más acentuado”, remarca.

A partir de febrero las lluvias se normalizaron con lo que se generó un activo crecimiento de la sacarífera hasta los días actuales. Sin embargo, señala la Eeaoc, la baja amplitud térmica, la baja heliofanía y la alta humedad ambiente y edáfica, favorecieron el desarrollo vegetativo de los cañaverales en detrimento de la acumulación de sacarosa.

Durante la última década entre abril y los primeros días de mayo, la ocurrencia de días soleados, permitió activar el proceso de maduración de la caña de azúcar y crear condiciones de piso, necesarios para encarar el proceso de cosecha de la caña de azúcar. “Los días sin lluvias en ese período fueron aprovechados por los productores para aplicar madurativos, necesarios para contar con un mejor nivel de calidad de la materia prima”, explica el informe. Sin embargo, durante la segunda y tercera semana de mayo prevalecieron condiciones de nubosidad y lluvias eventuales que retrasaron el proceso de maduración de la caña de azúcar y dificultaron el secado de los suelos.

A criterio de los investigadores, el escenario que se presenta para la zafra 2017 a mediados de este mes indica que existe una gran proporción de cañaverales con niveles productivos ligeramente por debajo de los del año pasado que coexisten con algunos lotes que presentan mejor nivel de rendimiento cultural que la campaña pasada. “Contribuyeron al descenso del nivel productivo, además de las condiciones ambientales enumeradas previamente, la cosecha tardía de un importante porcentaje del cañaveral y la falta de renovación de los lotes cañeros, que lleva inexorablemente a la pérdida de su capacidad productiva”, acota. Estas pérdidas productivas están parcialmente compensadas por las 9.910 hectáreas de caña que quedaron en pie del año pasado y que para esta zafra registran un buen rendimiento cultural.

Otro diagnóstico

La Estación Experimental puntualiza que a los valores probables de producción de azúcar, se deben restar los volúmenes de jugo que puedan ser derivados para la elaboración de alcohol.

La información obtenida corresponde a una aproximación a la producción probable de azúcar o azúcares equivalentes en Tucumán, al inicio de la zafra 2017. “Durante agosto, será necesario realizar nuevas evaluaciones para ajustar las estimaciones en función de la evolución de la maduración, la incidencia de las heladas y el desarrollo general de la zafra”, finaliza el reporte de los investigadores de la Experimental.

Comentarios