Los dueños de la noche fueron los hinchas de Atlético

Llegaron a San Pablo dispuestos a intercambiar historias y a disfrutar de la aventura

25 May 2017

A medida que la noche toma posesión del cielo, una melodía despierta a las estrellas en la cosmopolita San Pablo. Los hinchas de Atlético le cantan al equipo y a la vida. Todos tiene una historia para contar. “Somos una extensión del equipo, que nunca baja los brazos. Siempre vamos por todo”. Juan Manuel habla como si fuera Pablo Lavallén, pero en realidad es uno de los fans que dejó el trabajo, la familia y los amigos para alentar al “Decano”. “¡Cómo no estar si es el partido de nuestras vidas!”, agrega Juan, que llegó con un grupo de amigos en ómnibus. “Un viaje de 50 horas. No fue nada”, ríe y choca la lata de cerveza con la de otro amigo.

En las veredas de la casa de Palmeiras, Atlético armó la fiesta. Sus simpatizantes renovaron votos de amor. Eso juran Matías y Javier Marangone, Julián Murga, Walter Ontivero y José Velázquez. “Vinimos por tierra, en un tour. Fue una odisea”, cuenta Matías. Pero nadie les quitará lo bailado. “Estamos cerca del divorcio y de casarnos con el club”, bromea.


COMPAÑÍA. Oscar Iramain no se pierde de ver a Atlético y viaja cada vez que puede. Esta fue la primera vez que lo acompañó su esposa, Fernanda López Márquez.

El incondicional sentimiento “decano” va más allá de un resultado. Lucas Córdoba está tan contento como si fuera la primera vez que viaja por Atlético aunque es de los que va a todos lados. Agradece a su jefe por el aguante. “Gracias a Dios él es hincha de Atlético y me dejó venir. En realidad está conmigo acá. Cuando vuelva, recupero las horas perdidas”, promete. Luego cuenta que fue a Córdoba en auto y desde ahí voló a San Pablo.


PASEO “DECANO”. Una vez más, los locales se vieron sorprendidos por la cantidad de hinchas de Atlético. 

A su lado Arnaldo, vestido de pies a cabezas con los colores de Palmeiras, saluda. Él es uno más entre los “Decanos”. Cuenta que estuvo en Tucumán y que a Lucas lo conoció de casualidad en Uruguay. “Es un enfermo de su equipo”, explica el tucumano, quien le cede el protagonismo a su amigo brasileño. “Tengo 55 años y hace 40 que sigo a Palmeiras”, explica.

Antes fue uno de los pesados de la torcida local. “Ya no. Ahora solo digo a quien pegarle y a quién no, je je”, explota en una carcajada.

A menos de dos cuadras, un shopping retuvo las ansiedades. Eran las 18.30 y la espera por una entrada se convirtió en angustia. Casi al final de la marea celeste y blanca, Oscar Iramain y su mujer Fernanda López Márquez se sumaron a la fila india. “Yo voy a todos lados, si puedo y no me pierdo un partido en Tucumán”, comenta Oscar. Para Fernanda es su debut en una cancha de fútbol. “Jamás había ido a una. Y bueno, acá estoy. Espero que sea buena suerte”, reza ella. “Si sos cábala, preparate para ir a todos los partidos del ‘Deca’”, le anticipa su marido. Río de Janeiro será el premio para ella.

Las entrañas del Allianz Parque son una caja de resonancia en la que se escucha música en español. En ese gigante de concreto y acero la hinchada de Atlético cantó tan fuerte con el corazón que hasta las estrellas brillaron de otra manera en San Pablo.


UNIDOS POR LA MISMA PASIÓN. Simpatizantes de Atlético y de Palmeiras compartieron historias y cervezas en la previa del partido.

Dolor y memoria

Antes del encuentro, en el estadio se hizo un minuto de silencio por Martín Monteros y Pedro Herrera, los hinchas de Atlético que fallecieron en un accidente automovilístico durante su viaje a San Pablo. Los cuerpos de las víctimas llegaron ayer por la mañana a Tucumán y fueron inhumados por la tarde.

Separados, pero unidos

Por pedido de la policía local, los hinchas debían reunirse ayer a las 18 en el estadio Nacional Pacaembú. La citación era para aquellos hinchas que viajaron en ómnibus o autos particulares. La Policía los escoltó hasta cancha del Palmeiras. La sorpresa que se llevó la fuerza es que hubo muchos hinchas en la cancha, incluso horas antes de que se abriera la venta de entradas. Ansiedad al 100%.

Visita de protocolo

El cónsul adjunto argentino en San Pablo, Marcelo Di Pace, se dio una vuelta ayer por la concentración de Atlético. La misión del diplomático fue la de desearle suerte al “Decano” y de ponerse a disposición ante cualquier contratiempo.

Cambia gran parte del equipo para jugar en Córdoba

Si bien la idea inicial de Pablo Lavallén era convocar a uno o dos juveniles y liberar a dos futbolistas del plantel que fue a Brasil para jugar en Córdoba, durante la conferencia de prensa en el entrenador anunció que ante Talleres realizará numerosos cambios.

De primer nivel

A diferencia de las canchas argentinas en las boleterías del estadio Allianz Parque las entradas podían comprarse con tarjeta de crédito. Para los visitantes se abrió la opción de pagar con el plástico o bien con reales. No aceptaron dólares ni pesos.

Regreso, el lunes

Atlético dejará hoy por la mañana San Pablo, en el vuelo de las 10.30 de Aerolíneas Argentinas. La delegación pasará el día en Buenos Aires y luego tomará otro vuelo pero con destino a Córdoba, donde el domingo enfrentará a Talleres. Varios futbolistas seguirán viaje hasta Tucumán para preparar el partido del miércoles 31 con River, pendiente de la fecha 22.

Adiós a otra gloria “decana”: falleció “Motoneta” Gómez

A los 68 años, y luego de una larga enfermedad, falleció Néstor “Motoneta” Gómez. El inolvidable delantero supo brillar en Juventud Antoniana a principios de los 70, época en la que fue tapa de El Gráfico. Tras su exitoso paso por Atlético, Boca se lo quiso llevar, pero una lesión en el tobillo le truncó el sueño. También jugó en Estudiantes, donde enfrentó a Diego Maradona, cuando éste descollaba en Argentinos.

Comentarios