Situación crítica: una nueva crecida del río Marapa pone en alerta a Graneros

Por la erogación del dique Escaba, temen que el avance del agua provoque problemas en la ciudad en horas de la tarde.

30 Mar 2017

Una nueva crecida del río Marapa pone en alerta máxima a toda la ciudad de Graneros. La erogación del dique Escaba provocó el aumento del caudal de agua y las autoridades estiman que impactará en la ciudad durante la tarde (entre las 18 y las 19). De acuerdo a relevamientos realizados por este diario, ya se produjeron algunos inconvenientes en el balneario El Badén, en Juan Bautista Alberdi.

Fuentes consultadas del municipio de Graneros indicaron que no disponen de maquinaria para mejorar la situación actual y prevenir nuevos inconvenientes.

Personal policial de la Regional Sur realiza trabajos preventivos para advertir a las personas que viven en las márgenes del Río Marapa.

El dique había alcanzado su cota máxima debido a las intensas precipitaciones registradas en en los últimos días en Tucumán y en Catamarca, pero comenzó a bajar. El agua llegado a los 626 metros sobre el nivel del mar.

Fernando Torres, titular de Defensa Civil de la Provincia, aclaró que es normal que el dique llegue a su máximo en esta época del año. "Está erogando, a través de vertedero, por la cota máxima, 170 metros cúbicos", precisó. Afirmó que están siguiendo de cerca lo que ocurre ya que la cuenta baja cuenta con mucha agua.



El Comité de Emergencia se reunió esta mañana en la Casa de Gobierno para diagramar las tareas de asistencia en el sur, donde quedan unos 70 evacuados en La Invernada y una cifra similar en Graneros.

El secretario General de la Gobernación, Pablo Yedlin, indicó que la situación más grave se dio en la comuna de El Sacrificio (La Cocha), donde hay al menos cuatro familias con sus casas muy dañadas. Los caminos están destruidos por lo que se planea abrir nuevos pasos.

Funcionarios nacionales que recorrían las zonas afectadas, en tanto, fueron increpados por los damnificados, quienes les enrostraron que no se realizaron obras necesarias para evitar inundaciones.

El pronóstico no es el más alentador, ya que el Servicio Meteorológico Nacional anuncia posibles lluvias y tormentas al menos hasta el domingo, tanto en Tucumán y en Catamarca.



En la provincia vecina, las lluvias provocaron inundaciones y deslizamientos que bloquearon puentes sobre la ruta 33, conexiones ferroviarias y la evacuación de al menos siete familias del departamento de Valle Viejo.

El gobierno provincial informó que las delegaciones de las localidades de Balcozna, La Merced, El Portezuelo, Huaycama, y Manantiales, dan cuenta de que los principales daños son de infraestructura y que se observa una gran cantidad de material de arrastre porque el agua de las crecidas viene limpiando las márgenes de los ríos.

En tanto, damnificados de la localidad de Graneros salieron a la ruta 308 a pedir que el Estado acerque máquinas para arreglar los caminos y los terrenos que fueron destruidos por el agua.

Comentarios