Traía marihuana de Paraguay y abastecía a bandas tucumanas

Es uno de los tres narcos que importan marihuana y la distribuyen en el país. Tiene pedido de captura internacional A “Morenita” ya lo habían detenido en 2011, cuando trajo media tonelada a Villa Fiad.

14 Ene 2017
1

EN LEALES. La Policía detuvo a “Morenita” y sus cómplices en un galpón de Villa Fiad, en agosto de 2011. la gaceta / foto de archivo

Fue durante mucho tiempo proveedor mayorista de marihuana de un grupo de narcotraficantes tucumanos y se sospecha que continúa siéndolo. Es correntino, pero hace seis años lo detuvieron en Tucumán, cuando lo agarraron in fraganti con 500 kilos de droga. Después de pasar varios años preso, la Policía le perdió el rastro. Hoy es uno de los narcos más buscados del país.

El personaje en cuestión es Federico Marín, apodado “Morenita”, quien está acusado de ser uno de los tres grandes narcotraficantes que se encargan de traer marihuana de Paraguay y distribuirla entre las organizaciones que funcionan en diferentes provincias, entre ellas Tucumán. Los otros dos importadores de drogas serían Carlos “Cachito” Bareiro y Luis “Gordo” Saucedo. Todos ellos operan desde la localidad correntina de Itatí con complicidad de algunos sectores de la política y de las fuerzas de seguridad, según reveló un informe publicado por el diario La Nación. La marihuana llegaría a sus manos por medio del río Paraná.

El artículo consigna que estos tres personajes tienen 30 causas en los juzgados federales de Corrientes, Rosario, Chaco, Santiago del Estero y Tucumán. En todas esas provincias tendrían vínculos con organizaciones locales. En el caso de “Morenita”, ya había caído en manos de la Policía cuando traía un cargamento de media tonelada de marihuana a Tucumán.

Asado frustrado

El jefe de la Digedrop, comisario Jorge Nacusse, participó de ese operativo en agosto de 2011. “La Justicia Federal de Reconquista (Santa Fe) lo venía investigando por narcotráfico y comercio de autos de alta gama. Mediante escuchas telefónicas, se supo que iban a traer 500 kilos de marihuana a Tucumán y nos llamaron para intervenir junto con la Policía Federal. Ese día vimos que tres autos ingresaban a un galpón de Villa Fiad, en Leales. En esos vehículos traían la droga”, recordó.

La anécdota quedó impresa en la memoria de todos los policías que participaron del operativo: “Morenita”, sus compañeros que habían llegado con él y los narcos tucumanos estaban sentados a la mesa, preparados para celebrar el negocio con un asado, cuando irrumpieron las fuerzas de seguridad y los detuvieron a todos. En esa reunión estaban también “Toni” y “El Rubio”, quienes por aquel entonces manejaban la venta de marihuana a nivel local.

Nacusse recordó que después todos fueron a juicio oral y la Justicia Federal dictó una condena, por lo que pasaron varios años presos. “Se ve que bien salieron en libertad, ‘Morenita’ se volvió a sus pagos y retomó la actividad”, comentó el comisario, quien ya está acostumbrado a observar la reincidencia de quienes son castigados por vender drogas.

Zafó dos veces

El informe de La Nación remarca que “Morenita” está prófugo y que tiene pedido de captura internacional desde hace un año. “Lo llamativo es que se fugó dos veces en 11 días. El 29 de enero de 2016, ‘Morenita’ logró zafar después de que efectivos de Gendarmería Nacional detuvieron en la localidad correntina de San Cosme una Ford F-100 en la que iba Marín acompañado de dos miembros de su organización. Después, el 10 de febrero de ese año, ‘Morenita’ escapó de nuevo en un control de la ruta 12, cerca de Paso de la Patria. Huyó por una zona de monte. Sus acompañantes fueron apresados. Este hombre difícil de detener carece de registros de cruces fronterizos, algo que no llama la atención en esa geografía. Pero los investigadores sospechan que está en Paraguay”, señala el artículo.

La noticia no sorprende a las fuerzas de seguridad en Tucumán ya que en la mayoría de las bandas narcos que investigan aparecen conexiones con organizaciones de Paraguay. “La cercanía con Paraguay -de costa a costa hay entre 2500 y 3000 metros nutridos de islas- puso a Itatí como una zona caliente del contrabando. Frente a Itatí, en Itá Corá, departamento paraguayo de Ñeembucú, se ubica una de las regiones más permeables al tráfico de estupefacientes provenientes del centro y norte de Paraguay, donde se cultivan por año unas 55.000 hectáreas de Cannabis sativa. Unas 10.000 toneladas de esa droga llegan al mercado argentino, con una parte que es derivada a Chile”, explica el citado informe periodístico.

Comentarios