Denuncian desmanes en zonas de desarme de las FARC

Fuerzas de seguridad de Antioquía advirtieron sobre casos de trata de niños y de niñas. “No queremos que sea una ‘guachafita’ (desorden), sino que sea una cosa organizada”, se quejó el gobernador Pérez.

28 Dic 2016
1

ACUERDO. Los casi 6.000 miembros de las FARC deben agruparse en 27 zonas para iniciar el desarme. REUTERS

BOGOTÁ.- Autoridades colombianas denunciaron ayer que en algunas zonas establecidas para que las FARC comiencen el proceso de desarme se produjeron desmanes y escaladas de violencia.

Durante un consejo de seguridad, el gobernador del departamento de Antioquía, Luis Pérez, pidió al mecanismo de observación y verificación coordinado por Naciones Unidas una mayor vigilancia y organización en el proceso de preagrupamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“No queremos que sea una ‘guachafita’ (desorden) sino que sea una cosa organizada. Que tenga método. Esperamos que esta verificación levante una alerta en todo el país”, manifestó Pérez, quien además consideró que miembros de las FARC están creando una circulación sospechosa de menores en esas áreas.

“Uno no puede tener 40 o 50 puntos de concentración (previa) donde los guerrilleros están armados y están actuando con menores, etnias, con mujeres en riesgo y creando una circulación sospechosa de menores de edad y de mujeres desde las zonas urbanas hacia las rurales de preagrupamiento”, detalló.

“Ahora se nos constata que en Yondó hay reclutamiento de niños y niñas. Quiere decir que hay explotación sexual y estamos alertando al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y a la Presidencia de la República”, declaró Victoria Ramírez, secretaria de Gobierno del departamento. La funcionaria anunció que en los próximos días miembros del Gobierno, Naciones Unidas y la fuerza pública confirmarán en el terreno las denuncias hechas por autoridades locales.

Frente a las denuncias, el mecanismo tripartito de verificación, compuesto por miembros del Gobierno, las FARC y la ONU, ya inició una averiguación en los municipios nombrados por las autoridades de Antioquía (al noroeste de Colombia) para esclarecer la situación.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, pidió a las autoridades una investigación a fondo sobre los hechos denunciados. “Hay que investigar y para eso está el sistema tripartito de Naciones Unidas y de la fuerza pública”, señaló.

El hecho se da a cuatro días de que se cumpla el plazo establecido en el acuerdo final de paz para que los casi 6.000 miembros de las FARC se agrupen en 27 zonas específicas en todo el país para iniciar el proceso de desarme, que será vigilado por Naciones Unidas.

A finales de noviembre pasado, el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, firmaron el nuevo acuerdo de paz que incluyó las objeciones planteadas por diversos sectores políticos y sociales al texto original, rechazado en un plebiscito. Desde el 30 de noviembre comenzó su implementación, que incluye el desarme en un período máximo de 180 días, es decir, hasta mayo de 2017. (DPA)

Comentarios