Monseñor Rossi: "al legislador no se lo elige para que entregue dinero"

El obispo de la Diócesis de Concepción se refirió a los gastos sociales de la Legislatura. "Es una gran confusión acerca de cómo se ha utilizado esta plata en el pasado", dijo.

19 Ago 2016
1

JOSÉ MARÍA ROSSI / ARCHIVO LA GACETA

Las valijas cargadas con cientos de millones de pesos para supuestos subsidios que circularon en 2015; las múltiples causas judiciales abiertas por el manejo de esos fondos; y las recientes declaraciones del legislador oficialista Reneé Ramírez (adujo que no le alcanzan $ 150.000 por mes para esas ayudas sociales) dejaron al Poder Legislativo en el ojo de la tormenta. Y una de las personas que salió a dar su opinión sobre esto fue el obispo de la Diócesis de Concepción, monseñor José María Rossi, quien se refirió a los "gastos sociales".

"Es un tema espinoso, que no está claro. Hay mucho dinero dando vuelta. Y cuando hay plata de por medio, se vuelve sensible la situación. Si alguno tiene una calculadora divida los $ 600 millones que se hablaron durante este tiempo por la cantidad de legisladores y por los meses del año, y da más de $ 1 millón por cada legislador por mes, que es una barbaridad para gastos sociales. Además, no se sabe en qué se los usa, cómo se los distribuye, y la comunidad tiene derecho a saber qué pasa con esa plata. Y tiene derecho a decir si le parece correcto o incorrecto lo que hace cada uno de estos legisladores ", contó Rossi durante una conferencia de prensa brindada en el sur de la provincia.


El obispo, además, se refirió al rol de los legisladores, quienes afirman que la plata de los gastos sociales son para ayudar a la gente. "Puede ser que lo utilizan para eso, pero primero deberían demostrar cómo lo hacen. Y segundo me parece que no es el rol de los legisladores el distribuir dinero. Se los eligió para que legislen. El Ejecutivo tiene mayores estructuras para hacer esa tarea mucho mejor de las que puede improvisar el Poder Legislativo, que sabe de otras cosas, pero no de distribuir dinero".

Por último, aclaró que "es una gran confusión acerca de cómo se ha utilizado el dinero en el pasado". "Es mucho dinero de la comunidad, que nadie tiene derecho a usarlo arbitrariamente, tampoco los legisladores; nadie controló nada; esa plata viene de un esfuerzo de todos los ciudadanos y sería una inmoralidad que se utilice el dinero para uso personal". 


Los subsidios que otorga el Poder Legislativo quedaron en el ojo de la tormenta en el 2015 electoral. En noviembre pasado, LA GACETA dio a conocer que un empleado de Tesorería de la Cámara recogía a menudo maletas de una sucursal bancaria céntrica y las llevaba a la sede de la Legislatura de calle Muñecas al 900. Según un informe que publicó este diario, de esa manera fueron extraídos el año pasado $ 615,6 millones para Transferencias, una partida que incluye las ayudas sociales a personas y otros auxilios económicos por parte del Estado.

Tras la difusión del caso, fueron abiertos expedientes en el fuero penal federal (por posible evasión tributaria) y provincial (por presunto fraude a la Administración Pública). Además, dos legisladores plantearon demandas ante la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo. El radical Eudoro Aráoz alega el derecho al acceso a la información pública para que se divulgue el destino de los subsidios otorgados en 2015; el macrista Luis Brodersen pidió que el tribunal se expida sobre la constitucionalidad del régimen de subsidios.

Las cifras de las “ayudas sociales”

- $ 615,6 millones de la partida Transferencias repartió la Legislatura en el 2015 electoral.

- 40% del presupuesto legislativo de 2015 fue gastado en presuntos subsidios.

- $ 30.000 al mes es el monto aproximado por dieta que percibe cada legislador.

- $ 150.000 al mes es la cifra que admitió percibir el oficialista Ramírez para ayudas.

Comentarios