Bella Vista: acusan de “ñoqui” a la esposa del ex intendente Espeche y piden su cesantía - LA GACETA Tucumán

Bella Vista: acusan de “ñoqui” a la esposa del ex intendente Espeche y piden su cesantía

a la acusación la realizó el actual intendente Salazar. Señaló también a la hija del ex intendente

22 Jul 2016
3

La tensa disputa política entre el intendente de Bella Vista, Sebastián Salazar (UCR), y el anterior jefe municipal, el peronista Luis Armando Espeche, suma por estas horas un nuevo capítulo.

El miércoles, a instancias de los decretos municipales N° 1.420/16 y 1.421/16 -ambos rubricados por Salazar-, el apoderado legal del municipio, Jorge Joaquín Muñoz, inició un sumario administrativo en contra de la esposa de Espeche, Cristina Romano de Espeche, ex presidenta del Concejo Deliberante de Bella Vista y candidata a la Intendencia en 2015 por el Frente para la Victoria (FPV); y en contra de la hija de ambos, Celeste Ariane Espeche, quien fue tercera postulante a concejal en la lista del FPV en esa ciudad.

Según el informe administrativo, ambas agentes estatales, que integran la planta permanente de la Municipalidad de Bella Vista, dejaron de concurrir a sus puestos de trabajo desde marzo pasado.



Así, por disposición del intendente radical, se les formularon cargos “a raíz de las inasistencias injustificadas” en las que habrían incurrido. Según el instructor, quedaron en situación de “abandono del puesto de trabajo”. Fuentes cercanas al jefe municipal indicaron que las empleadas municipales en ningún momento dejaron de recibir el salario del Estado.

Las cartas documento enviadas el miércoles a Romano de Espeche y a su hija, a las que tuvo acceso LA GACETA, señalan que ambas tienen un plazo de cinco días para formular un descargo formal. Advierten además que la posible sanción que podrían recibir es la cesantía, prevista en el Estatuto del Empleado de la Administración Pública Provincial (ley N° 5.473).

Sorprendido

El ex intendente Espeche, que se desempeña como funcionario del Ministerio del Interior de la Provincia, le aseguró a este diario que ni su esposa ni su hija habían sido notificadas hasta ayer sobre el trámite administrativo. De todas formas, se mostró sorprendido por la medida adoptada por el radical Salazar, y negó que Romano de Espeche y Celeste Espeche sean “ñoquis”. “No quiero entrar en este tipo de polémicas. Pero es importante aclarar que si ellas no han concurrido (a sus puestos) fue para evitar roces con la gente de Salazar. Ellos siempre han sido agresivos con nosotros, inclusive por las redes sociales. Hemos recibido todo tipo de calumnias, pero nunca hemos respondido. Para tratar de solucionar esto habíamos solicitado la adscripción de ellas en el Ministerio del Interior, pero todavía no se concretó”, destacó el peronista, vía telefónica.



Confirmó luego que su esposa forma parte de la planta municipal desde hace unos 15 años, mientras que su hija fue designada unos ocho años atrás. “Había conversaciones para tratar de resolver esta situación, pero será una nueva página en todo esto (por la disputa con Salazar). ‘Katy’ (como llama a su esposa) seguramente continuará trabajando con la Red de Mujeres Solidarias, desde el cargo que sea. Si el intendente ha tomado esta decisión política, considero que es una lástima, pero a la vez creo que siempre tuvo esa intención”, señaló Espeche. Y agregó: “son criterios que tiene cada uno; su padre (por Salazar) fue empleado de la Municipalidad durante mi gestión y jamás lo he perseguido o algo parecido. Nunca le falté el respeto. Pero si él quiere correr a mi esposa y a mi hija, que lo haga”.

Salazar y Romano de Espeche fueron colegas en el Concejo de Bella Vista hasta el año pasado. Luego, ambos disputaron la Intendencia -junto a otros postulantes, como el ex legislador peronista Manuel Fernández-, en medio de una campaña signada por el clima de tensión. Finalmente se impuso Salazar, quien integra el espacio político que conduce el legislador Ariel García, vicepresidente local de la Unión Cívica Radical.

Comentarios