Finalmente llegó la sanción para el rugbier que mordió a un contrincante

A Macías, que le arrancó parte de un dedo a Contreras, le aplicarían 99 años de suspensión.

Finalmente llegó la sanción para el rugbier que mordió a un contrincante
20 Julio 2016

“Cuando pasó lo que pasó, le pregunté por qué lo había hecho; me enojé mucho en ese momento con este chico. Pero decidí no seguir mucho tiempo con eso, busqué pensar en positivo, recuperarme, volver al trabajo y también al rugby.” A 10 días de un hecho que dio vuelta al mundo por la forma en que se produjo, Daniel “Chanchín” Contreras trata de superar el duro momento que vivió en un partido del Regional Desarrollo, que enfrentó en Los Pocitos a su equipo, Corsarios, con Aguará Guazú, de Aguilares. En esa oportunidad sufrió un mordisco en el dedo meñique izquierdo por parte de un rival, perdiendo media falange. El agresor es Víctor Macías. Según se supo a través de publicaciones web y redes sociales, la Unión de Rugby de Tucumán lo suspenderá por 99 años, sanción que se publicará mañana en el boletín de la institución, aunque oficialmente nadie confirmó el fallo.

“Ya con el dedo herido, recuerdo la siguiente imagen: él estaba arrodillado, callado. Después me asistieron, ya no lo vi más. Desde entonces no hizo contacto, me hubiera hecho bien si lo hacía, y a él también. Si yo hubiera sido el agresor, lo hubiese hecho. Igual no siento rencor, estoy tranquilo. Pero quisiera estar algún día frente a frente con él”, indicó Contreras.

José Lescano, referente máximo de Aguará Guazú, sostuvo que ante el hecho y debido a las reacciones que produjo, se decidió esperar un tiempo prudencial para sentar posición. “Víctor está anímicamente muy mal. La directiva habló con él, le preguntó qué había pasado. Él negó haber mordido a Contreras. ‘Si lo hubiera hecho lo diría’, afirmó. Él es un muchacho que trabaja con su papá como albañil, es una gran persona, sacrificada y humilde. Lo entrené, hasta estuvo en el seleccionado Desarrollo. Todo pasó en una jugada de ruck con mayoría de jugadores de Corsarios, muy intensa. Cuando todo se despejó nadie le vio sangre en la boca. Creo que a Contreras le pisaron la mano y ahí sufrió la lesión. Yo personalmente traté de hablar con Daniel, quedamos en hacerlo la semana pasada, después me llamó para decirme que no estará disponible. Seguimos con la misma intención”, comentó. Y agregó: “lo sucedido le causa un daño institucional grande al club. Nosotros pregonamos el juego limpio y la lealtad. Jamás tuvimos problemas con nadie, ni aun cuando sufrimos duras derrotas deportivas”.

Contreras, que dijo en su momento que no reaccionó porque su esposa y sus hijas estaban en la cancha, agregó que en los últimos días recibió múltiples muestras de apoyo, no sólo de su familia, sino también de sus amigos y compañeros de trabajo y del club. “Todos saben que yo juego al límite, que voy al roce, hace 29 años que lo hago. Nunca me imaginé vivir una situación así”, apuntó.

“A Macías no lo conozco ni sé por qué reaccionó así -agregó-. Más allá del dolor físico que siento, estoy bien. Tengo reposo médico hasta fin de mes. Después veré qué me dice el especialista que me atiende. Por ahora disfruto de mi familia. Pero quiero volver pronto a trabajar en el shopping de Yerba Buena, donde me desempeño en seguridad. Ojalá que esto que me sucedió nunca hubiera pasado.”

La palabra del árbitro

“La acción se dio en un partido que no había entregado acciones violentas. Dirijo hace 22 años y nunca me pasó algo así. Cuando me percaté del estado de la mano de Contreras pedí rápidamente que lo asistan. Vi a Macías shockeado. Desmiento lo que se dijo, que escupió el pedazo de dedo; ni sangre vi en su boca, sólo había en la pelota. Después del hecho hablé con los capitanes. Hasta tercer tiempo hubo.” (Dichos de Fernando Martorell, el árbitro del partido Corsarios vs. Aguará)

En el rugby

Hay varios casos para recordar, pero de los más recientes surge uno, en el marco del torneo Súper Rugby: Leonardo Senatore, octavo de los Jaguares, fue sancionado por 10 semanas por haberle propinado un mordisco en el brazo a Keegan Daniel (Sharks) durante un ruck en el partido que se jugó en Vélez. En 2015, el jugador sudafricano Frans Malherbe le mordió el hombro de Matt Trouville durante el partido que enfrentó a Sudáfrica y EE.UU. en la primera fase del Mundial.

En el fútbol también

Este año, en marzo, el español Diego Costa fue el agresor y Gareth Barry la víctima. Ocurrió en el minuto 84 del partido Chelsea-Everton (por cuartos de final de la FA Cup), cuando luego de sufrir una falta, el ibérico se levantó ofuscado y mordió en el cuello a su rival. Lo de Costa hizo recordar al comportamiento que tuvo el uruguayo Luis Suárez en, al menos, tres partidos, el último de ellos en junio de 2014. En ese entonces, el delantero que hoy juega en Barcelona mordió al defensor italiano Giorgio Chiellini en un encuentro de la fase de grupos del Mundial (no fue expulsado por ello). Tiempo antes, en abril de 2013, atacó al serbio Branislav Ivanovic, en un cotejo de la Premier League entre Chelsea y Liverpool (recibió una sanción de 10 partidos). Y cuando jugaba en Ajax, mordió a Otman Bakkal del PSV Eindhoven (no fue amonestado, pero después recibió siete juegos de sanción).

El célebre caso Tyson

El ex campeón de pesos pesados de boxeo tuvo su revancha ante Evander Holyfield el 28 de junio de 1997, tras la derrota sufrida meses antes. Pero el combate habría de tener un capítulo inesperado, luego de que Tyson le arrancó a su rival parte de una oreja de un mordisco, en el tercer round. La pelea fue parada, y Tyson descalificado.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios