“Alperovich fue el niño mimado de Néstor y Cristina” - LA GACETA Tucumán

“Alperovich fue el niño mimado de Néstor y Cristina”

El PRO embistió contra el ex mandatario.

19 Jun 2016
“El desmarque y la negación de sus socios, justamente cuando las papas queman y las celdas aguardan, demuestran que no hay reparos éticos a la hora de salvarse a como dé lugar del cataclismo que se lleva puesto al kirchnerismo”. De esa manera, el legislador Alberto Colombres Garmendia (PRO-Cambiemos) se refirió a las declaraciones del ex gobernador y actual senador José Alperovich, que aseguró no ser kirchnerista.

“Nos toma por verdaderos idiotas a todos los tucumanos con estas palabras, fue el niño mimado por Néstor y Cristina Kirchner; hizo todo lo que le pidieron, fue un sumiso y un interesado que siempre se cobijó donde calienta el sol; copió lo peor de la política K y lo aplicó en la provincia bajo una gestión autoritaria, centralista, sin espacio para el que piensa diferente”, remarcó el legislador. Colombres Garmendia insistió en que Alperovich, durante su gestión, “promovió un capitalismo de amigos donde las obras jamás siguieron un proceso de licitación y siempre fueron adjudicadas a dedo por contratación directa”. “Alperovichismo y kirchnerismo son lo mismo, tienen el ADN de una política patoteril, monárquica y corrupta”, acotó el representante del PRO en la Cámara.

Según el macrista, “cuando la justicia le pisa los talones comienzan a desconocerse y a negarse mutuamente, delegan responsabilidades y se lavan las manos. Verdaderos cobardes que no asumen sus actos y se hacen cargo de las tropelías en las que incurrieron a lo largo de esta década en la que florecieron valijas, bolsones y bóvedas”. “Pero no es de extrañar de alguien que se formó con ideas comunistas, forjó su fortuna bajo las premisas liberales, abrazó los valores radicales y luego les dio la espalda para entonar la marcha peronista”, remarcó.

A su criterio, “debería darle vergüenza a la presidente del PJ local, Beatriz Rojkés cuando dijo que el gobernador Juan Manzur se arrodilla ante el gobierno nacional, cuando es su propio marido quien confiesa que aceptó sin chistar que le impusieran los candidatos en las listas”. “No tienen dignidad ni honor para hablar y mucho menos para defender los intereses de los tucumanos”, finalizó.

Comentarios