Que sea la tierra de la consagración

La última fecha es la única que se correrá en dos días por los caminos de Juan Bautista Alberdi. A excepción de la categoría A-6, las cuatro restantes no tienen campeón por lo que el desafío resulta una invitación a que los pilotos aceleren al máximo.

19 Dic 2015
1

LA ASISTENCIA. Los autos de Morán, Villagrán y Nazar, en la puesta a punto final. fotos de motorplustucuman.com.ar

Se buscan reyes en Juan Bautista Alberdi. Y en el Provincial de Rally hay varios aspirantes en distintas categorías. Por eso es que la emoción en la última fecha está asegurada. Todo se potenció tras el drástico cambio de clima que se produjo en las últimas horas. Tanto organizadores y pilotos tuvieron que movilizarse para adaptarse al inmanejable factor climático. Del calor al frío, de un extremo a otro, así anda el tiempo tucumano. De modo similar, se mueven las sensaciones de los pilotos que tienen chances de ser campeones tanto en las clases A-7, N-1, A-5 y A-5s.

“Ni cinco de bola le doy”, reconoció Andrés Reginato. El piloto del Renault 18 fue sincero con respecto a la consagración. Y no es porque la diferencia con Ariel Villagrán sea poca (está a 14,1 puntos cuando hay unos 30 en juego) sino porque sabe lo que sucede cuando se piensa demasiado. “Si le das mucha importancia, cometés errores. Los nervios te hacen cometerlos por tratar tanto de evitarlos”, explicó.

A Matías Mussi le pasa algo diferente. Siente la adrenalina porque a él, si quiere ser campeón, no le queda otra.“Hay que acelerar”, sentenció. Es que el Fiat 147 escolta en la A-5s al 128 de Hugo Moreno Navarro que desde Santiago del Estero vino a dominar los caminos tucumanos de tierra, pero la ventaja de 15,9 puntos no amedrenta a Mussi. El segundo de la categoría sabe a quién se enfrenta. “No hay parámetros de sorpresa con lo que él hizo esta temporada porque viene de ser campeón en Santiago”, elogió a su rival. “Además de ser buen piloto, tiene un auto bien armado, con elementos con los que nosotros no contamos”, detalló Mussi que destacó el trabajo de los hermanos Caro, Juan y Fernando, en la máquina. “La revisión que hicieron para este fin de semana fue más minuciosa y por eso no quiero defraudarlos”, reconoció.

Moreno no quiere dejar pasar la oportunidad de sumar su segundo título en la temporada. Más con el concepto que tiene sobre Tucumán. “Decidí correr este torneo por una simple y sencilla razón: aquí están los mejores caminos del país”, calificó el santiagueño de 51 años. Aunque tiene la ventaja, no se toma licencias. “No hay margen de error para mí. No es que me esperaba o no llegar a la última fecha con chances, pero siempre me tuve fe”, afirmó Moreno. Para el líder de la A-5, las inclemencias climáticas dejaron los caminos casi intransitables.

También con chances de ser campeón irrumpe Pablo Elías en la tercera posición de la divisional (está a 21,5 unidades) y también aporta otra visión del estatus de candidato que comparte. “Está muy difícil para mí”, reconoció. “El primero debería quedarse hoy y yo ganar”, describió Elías. Por la complejidad de la situación lo que moviliza al piloto son motivos que tienen origen en lo que viene viviendo. “Quiero sacarme la espina que tuve todo este semestre. Desde la fecha de julio que ganamos en Yerba Buena, después todo fue mala suerte. Además, es tanto el amor que los chicos del taller Camelli le ponen al auto, que no puedo decir ‘no corro’. Hacen todo ellos; yo sólo tengo que conseguir la plata para correr”, destacó el trabajo del equipo con el que empezó a operar este año.

En Juan Bautista Alberdi a algunos los espera la corona, pero a todos el barro. Eso será lo que unirá a cada binomio y que será el obstáculo más difícil de sortear si es que el sol no asoma y los caminos no se secan. Para quien suele abrir las competencias la dificultad que impondrá el fango será altísima. “Es imposible hacer las cosas bien. El barro y el agua dejaron los caminos muy mal. Cualquiera que vaya queriendo hacer las cosas bien, se descuida un segundo y chau carrera”, anticipó Reginato.

Su rival inmediato coincidió. “No está para inventar nada”, diagnosticó Villagrán. Con el VW Gol de la clase A-7, el piloto entonces hará lo de siempre. “Yo no especulo. A mí no me gusta sólo ‘dar la vuelta’ y nada más. Voy a salir a poner buen ritmo. Como lo hice en Famaillá: sin ir al límite y los tiempos se nos dieron”, anticipó el ganador de la última fecha. “Siento que recuperé mi nivel al igual que el auto. Está óptimo, como fue en el comienzo del campeonato, competitivo. Tengo el coche que quiero, estoy bien de ánimo y cuando estoy así me salen las cosas. Otros están presionados porque tienen que correrme a mí y puedo vencer. Puedo ganar el campeonato”, se subió Villagrán virtualmente al primer lugar del podio. Nadie le impide soñar, como lo hacen sus colegas, en la tierra de la consagración.

Comentarios