En Los Tarcos es más barato por decena

Los "Rojos" también tiene representantes en el Mundial, como este particular grupo de amigos.

SANGRE “ROJA”, PIEL “ALBICELESTE”. Luis Cardozo, Ignacio Riera, Pablo Fiorenza, Gerónimo Cárdenas, Javier Marcaida, Gonzalo Daneri, Diego Eskinazi, Gustavo Quinteros y José Manes, siempre juntos. FOTO DE MANUEL CARDOZO SANGRE “ROJA”, PIEL “ALBICELESTE”. Luis Cardozo, Ignacio Riera, Pablo Fiorenza, Gerónimo Cárdenas, Javier Marcaida, Gonzalo Daneri, Diego Eskinazi, Gustavo Quinteros y José Manes, siempre juntos. FOTO DE MANUEL CARDOZO
Viajar solo tiene sus ventajas, pero las mejores anécdotas nacen cuando se viaja en grupo. Ni hablar cuando lo que convoca es un Mundial. Entre los tucumanos que llegaron a la cuna del rugby hay una decena con pasado o incluso presente en Los Tarcos: Federico Caillou, José Manes, Gerónimo Cárdenas, Javier Marcaida, Diego Eskinazi, Ignacio Riera, Pablo Fiorenza, Gonzalo Daneri, Gustavo Quinteros y Luis Cardozo.

Como toda aventura, la de este grupo de “rojos” nació como una idea. “Fue de Fede y de Ignacio, luego cristalizada por Diego, que demostró ser un gran organizador de viajes al ocuparse de todos los detalles necesarios para viajar tan lejos”, relató Gonzalo Daneri.

“Esto no fue fácil”, aclaró José. “Nos fuimos sumando de a poco, y hasta agregamos a un amigo de Tucumán Rugby, que me parece que cuando termine el viaje se va a poner la ‘roja’ y se va a convertir en un ‘bostero’ más”, bromeó Gustavo.

“La idea siempre fue armar un itinerario sin dejar nada librado al azar. Y hoy estamos viviendo un Mundial, con todo lo que eso implica”, acotó Ignacio.

“Esta emoción no tiene precio y más si se la vive con amigos”, reflexionó Pablo, cuyas canas fueron motivo de broma para el resto. “Queríamos estar en cuatro partidos y recorrer parte de las Islas Británicas”, agregó Fiorenza.

Federico, uno de los impulsores de la aventura, agradece estar disfrutando con amigos de larga data. “Nueve jugábamos en la misma división desde chicos y varios llegamos a Primera. Esto es una sensación única: estar juntos para vivir el rugby donde nació. Es muy lindo conversar con la gente de acá. Están sorprendidos por el apoyo a los Pumas, considerando que somos un país tan futbolero”, relató Caillou.

Como en todo grupo, cada uno cumple sus roles. El que no puede faltar es el que se encarga de organizar todo. Ese fue Diego. “La idea fue siempre estar unidos, y qué mejor que en un Mundial. Algunos estuvimos en el de Nueva Zelanda, para otros éste es el primero, pero todos estamos unidos por esta pasión”, redondeó.

Comentarios