Los museos sacaron la historia a la calle

Congreso primera cuadra se llenó se elementos históricos. Fue el festejo por el Día de los Museos.

A CIELO ABIERTO. Varios objetos de la Casa Padilla, entre otros museos, fueron expuestos en el paseo Riera. la gaceta / fotos de Antonio Ferroni A CIELO ABIERTO. Varios objetos de la Casa Padilla, entre otros museos, fueron expuestos en el paseo Riera. la gaceta / fotos de Antonio Ferroni
18 Mayo 2015

“La verdad es que nunca me gustaron las cosas viejas. Pero aquí hay algunas que me llaman la atención: ¡este pupitre antiguo, por ejemplo! ¿Ves este huequito?”, pregunta Iara mientras lo toca con su dedo índice. “Ahí se ponía un frasquito de vidrio con tinta para que los chicos mojaran la pluma”, explica esta adolescente que nunca en su vida entró a un museo. Pero que ayer, cuando pasaba por el paseo Fernando Riera, de Congreso primera cuadra, se detuvo a mirar qué eran todos esos “muebles viejos”como ella dice, que los museos sacaron a la calle. No tenía por qué saberlo. Ayer era el Día Internacional de los Museos.

El Timoteo Navarro, la Casa Histórica, el MUNT, la Reserva Los Menhires, el de Arte Sacro, el Folklórico, la Casa Padilla, el Nicolás Avellaneda, son algunos de los museos que respondieron a la propuesta de la coordinadora de los Museos de la Provincia, Ana María Chambeaud, de sacar la historia a la calle.



Entre las 10.30 y las 18, cientos de personas pasaron, miraron, se detuvieron y siguieron. Era el objetivo de Chambeaud, llegar a los que nunca habían entrado a un museo. “¿Suelen visitar museos? “¡Nooo …!” responden a coro Estrella, Marcos, Daiana, Enzo, Gabriel y Milagros, con el uniforme rojo del instituto Argentino Árabe. Caminan, bromean y sacan fotos de lo que les gusta con sus celulares. “Los museos son aburridos, no dan ganas de entrar”, se quejan. “En cambio si le pusieran más onda, con videos como estos (señalan a los que hay en la calle) sería más activo”, sugieren en su paseo por la peatonal.

La variedad histórica exhibida en el paseo Riera era evidente. Sobre los adoquines había un pupitre del Museo Escolar Miguel Vilatta del Instituto San Nicolás, de Colombres, Cruz Alta; un sillón de XIX que perteneció al doctor Angel Cruz Padilla (de la Casa Padilla); una enorme maqueta de la Buenos Aires colonial; varios banners con las obras emblemáticas del patrimonio pictórico de la provincia; un video de las actividades del MUNT, y hasta un stand colocado por la Casa Histórica con una ruleta que al girar daba información sobre la historia de Tucumán. Los que se quedaron hasta el mediodía pudieron escuchar la Banda Sinfónica de la Provincia dirigida por el maestro Álvaro García.

Casi a las puertas del Museo Nicolás Avellaneda la randera simoqueña Margarita del Rosario Ariza mostraba sus tesoros: tapetes, escarapelas (ayer se celebró su día), pañoletas y otras artesanías realizadas con sus alumnas del taller que funciona en el museo. También exhibía una vitrina con randas antiguas, donde se podían ver sombreros y puntillas exquisitamente trabajadas. “Cada vez hay más chicas que quieren aprender sobre este viejo oficio, sobre todo las diseñadoras de indumentaria”, dice Margarita (aprendió de su madre a tejer randas a los 8 años).

En el stand del Museo Escolar, Cristina Vilatta, cuenta la simpática historia de su museo. “En 2005 se convocó a todos los alumnos del instituto San Nicolás a traer objetos de sus abuelos (casi todos inmigrantes italianos, españoles y árabes) para un programa que se llamó ‘Conociendo mi pueblo’. Los objetos nunca fueron retirados y quedaron como donación para el museo Vilatta que cuenta sobre la historia del pueblo de inmigrantes.

Publicidad
Comentarios