Ecuador, Bolivia y Paraguay esperan con júbilo la visita del papa Francisco

El Pontífice aceptó la invitación de los jefes de Estado de esos tres países de la región. Este año no vendrá a la Argentina

17 Abr 2015
1

GIRA PASTORAL. El papa Francisco llegará en misión evangelizadora. REUTERS

Entre el 6 y el 12 de julio, el papa Francisco realizará su primera visita oficial a Ecuador, Bolivia y Paraguay a comienzos de julio. Pero este año no vendrá a la Argentina, su país natal. El anuncio fue acogido con júbilo por los presidentes de dichos países. El Sumo Pontífice aceptó la invitación de los jefes de Estado de las tres naciones más empobrecidas de América del Sur, para realizar una gira, informó el padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede.

“Su Santidad el Papa Francisco (...) efectuará un viaje apostólico a Ecuador, del 6 al 8 de julio; a Bolivia del 8 al 10 de julio y a Paraguay del 10 al 12 del mismo mes”, precisó Lombardi en un comunicado.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo que el líder católico visitaría Guayaquil y Quito, según la agenda preliminar que debe ser confirmada por la Iglesia en Roma.

“Bienvenido Papa Francisco. Trabajaremos con todas nuestras energías para que esta visita, como la de Juan Pablo II, hace 30 años, sea inolvidable”, declaró Correa a periodistas acompañado por líderes de la Iglesia Católica en el país. “Ecuador está de fiesta, esperamos al Papa Francisco”, añadió.

En Paraguay, fuentes de la Iglesia habían anunciado en febrero que el viaje del Papa incluiría un encuentro con los fieles en la emblemática basílica de Caacupé, santuario de la virgen patrona del país, y que finalizaría con una misa multitudinaria en las afueras de Asunción. “Paraguay, país bendecido... Gracias Su Santidad por tenernos en cuenta”, dijo el presidente Horacio Cartes en su cuenta de Twitter.

El arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, estimó reunir hasta tres millones de personas con la llegada de miles de fieles desde Argentina y Brasil.

Sin diferencias

En tanto, la presencia del Papa Francisco en Bolivia se producirá 27 años después de la visita de Juan Pablo II, en 1988. “Con esta visita del Papa será tan importante la participación de nuestro pueblo, católicos y no católicos, porque cuando se trata de fe religiosa nos olvidamos de nuestras diferencias ideológicas, hasta nos olvidamos de nuestra pobreza, de nuestra riqueza”, dijo el presidente Evo Morales a periodistas.

Comentarios